Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

30 mayo, 2021

El covid no afloja en Lavalle y por ahora hay oxígeno en el hospital Sícoli

  •   Por Juan Burba
           

La segunda ola está rumbo a su punto más alto y Lavalle no es la excepción. El Hospital Sícoli, esta semana que pasó, tuvo varios momentos que tensaron su capacidad.

El Despertador se acercó hasta el nosocomio y conversó con su directora, Roxana Giménez. Esta especialista en emergentología llega a Lavalle, en plena pandemia, luego de pasar varios años en la guardia del Hospital Central y la guardia y dirección del Chrabalowski en Uspallata. Le ofrecieron dirigir el Sícoli y aceptó gustosa el desafío. En nuestra charla expresó profundo cariño por Lavalle y su gente y rescató a muchos y muchas valiosas profesionales de la salud de nuestro departamento. Con ella estuvimos conversando sobre la realidad del Hospital en este momento.

La tensión: disponibilidad de camas, personal y oxígeno

El Sicoli cuenta con 14 camas para la atención de casos de coronavirus de poca gravedad, ya que no tiene Terapia Intensiva, pero cuando tiene que estirarse, porque la situación lo amerita, lo hace. Sin ir más lejos esta semana hubo un pico de 17 personas internadas con covid, en un rango de edades que va desde los 42 a los 73 años. Un dato: la persona más joven que estuvo internada con coronavirus tiene 28 años. Vale aclarar que casi la totalidad de personas internadas en lo que va de la segunda ola son lavallinos y lavallinas. Cuando las internaciones llegan a estos puntos, el personal se ve muy afectado, así lo expresaba Giménez: “la gente está cansada, sigue trabajando, no presenta partes de enfermo, están a full, pero tenemos que cuidar muy bien el recurso humano porque no se recupera, yo necesito que el numero de camas ocupadas sea el numero justo para no recargar al personal y, además, que me alcance el oxígeno”.

La internación y el uso de las camas es muy dinámico y está conectada con todos los nosocomios del Gran Mendoza en una suerte de “pool” de camas. Como el Sícoli no tiene alta complejidad ni terapia intensiva se derivan los casos graves a otros centros asistenciales que disponen de camas, a criterio de los médicos. Es por eso que en algunas oportunidades en Lavalle recibimos a pacientes leves de otros departamentos. El manejo de las camas a nivel provincial está centralizado en un grupo que se denomina FARO, que son quienes van armando el rompecabezas de las camas según las necesidades de cada lugar y hospital.

Como lo marcó la Directora, un insumo clave en esta coyuntura es el oxígeno. El Hospital está a punto de inaugurar un sistema de distribución de oxígeno de manera centralizada, una de las gestiones comenzadas por el anterior director, Gabriel Mengual, y concluida en la gestión de Giménez. En este momento los tubos de oxigeno en el Sícoli son 22 en el sector de internación. La directora nos aclara que el oxígeno se provee todos los días “jamás nos ha faltado”, incluso los domingos, pero que no se sabe cuantos se usarán cada día: “algunos días una persona puede necesitar 3 o 4 tubos, y otras veces quizás medio, depende de cómo esté el paciente”.

Con respecto a las edades mencionadas la Directora manifestó que este año “las personas que deben ser internadas son mucho mas jóvenes que el año pasado”, dando cuenta de que el virus tiene otras características y el comportamiento de la gente también: “aumenta la letalidad de la enfermedad, no tanto por la cepa, si no por que los más jóvenes son más resistentes, se enferman, se contagian, no consultan porque minimizan los síntomas, y cuando consultan, la evolución de la enfermedad es grave, además los mayores están más atentos a su salud y ya hay muchos vacunados” manifestó, marcando la importancia de la vacuna.

Las quejas por la Guardia

En los últimos tiempos, desde que comenzaron los fríos y con el inicio de la segunda ola, las redes sociales y las redacciones de medios de prensa lavallinos recibimos algunas denuncias del funcionamiento de la guardia. La quejas se centraron en que un mismo médico atendía las dos guardias: la general y la respiratoria que hoy está volcada casi enteramente al covid, “de nada sirve que los pacientes entren por diferentes puertas si el profesional es el mismo y traslada el bicho por todos lados” manifestó una lectora y continuó «al final podés venir por una emergencia y te llevas muchísimos bichos” y comprendió que “el personal del hospital está cansado y tampoco es justo para ellos”.

Le consultamos a Giménez al respecto de esta situación y reconoció que en algunos momentos del día ambas guardias son atendidas por los mismos profesionales, ya que durante 12 horas del día pudo reforzar la guardia y cuenta con un médico clínico y un pediatra en cada guardia, pero el resto del día el personal es el mismo: “el refuerzo es durante 12 horas al día, no tengo para poner un refuerzo las 24 horas, los refuerzos suelen ser de 10 de la mañana hasta las 10 de la noche o desde las 8 hasta las 20, dependiendo de la disponibilidad delos médicos”

Así, en los momentos sin refuerzo los médicos tienen que atender en ambas guardias: “en esos momentos hay uno sólo, y si está atendiendo la guardia general y traen una urgencia respiratoria tiene que atender la urgencia y es por eso que se generan las demoras en la atención”. La doctora aclaró que cada profesional, para pasarse de una guardia a la otra, debe vestirse y desinfectarse como dictan los protocolos y si no hay una urgencia se espera que se acumulen algunos pacientes para este procedimiento, por eso puede haber una espera de hasta 2 horas. Aclara que “muchas veces los que vienen al inicio del covid no son casos urgentes y pueden esperar”. Vale aclarar que en todos los casos las personas que esperan son inicialmente atendidas por las enfermeras que realizan un primer “semáforo” para priorizar la situación según la gravedad del caso.

Los hisopados y los casos

Con respecto a los hisopados que se realizan en el hospital, son entre 10 y 15 por día, con una positividad del 30 al 40 %. La directora aclaró que “si no hay síntomas no tiene sentido hisopar, si se tiene que aislar la persona, hay gente que porque es contacto estrecho, pero sin síntomas, se quiere hisopar, y eso trae un riesgo, porque si el hisopado da negativo, porque el test no lo puede detectar, la persona piensa que se salvó y no se aísla, y a los dos días está contagiando”. Cabe aclarar, según nos informó Jésica Mazzeo, referente del Área de Salud, que en Lavalle, además de los hisopados que se realizan en el Sícoli, se hacen unos 30 hisopados, distribuidos entre la Brigada Covid y los Centros de Salud de Costa de Araujo y Jocolí, en todos los casos con una positividad que ronda el 30%.

Con respecto al procedimiento, cuando el paciente presenta al menos 2 síntomas se hace el test rápido en la guardia, si da positivo se confirma y encamina el tratamiento correspondiente, si da negativo, se manda la muestra a PCR, que se analiza en el Hospital Central, y demora unas 24 horas como máximo. Giménez aclaró que “tenemos que poner horario para los hisopados en casos no urgentes porque si no la gente cae en cualquier horario a pedir hisopados” y aclaró que en casos urgentes se realiza el hisopado de inmediato.

El número de contagios en nuestro departamento, al cierre de esta edición, según informó Mazzeo, es de 1138 casos (123 por criterio Clínico Epidemiológico y 1015 por hisopados), de los cuales 866 están recuperados y con alta médica, 122 están activos en aislamiento domiciliario u hospitalizadas y 27 personas fallecidas. Más de la mitad de los casos están concentrados en Villa Tulumaya (409), Costa de Araujo (143), Jocolí (79) y Tres de Mayo (68).


  • Comentarios

    Relacionadas