Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

1 junio, 2021

Becas en Lavalle: cuando la demanda excede todos los parámetros

  •   Por Franco D´Amelio
           

Cualquiera que haga un recorrido sobre las becas de nivel superior en el departamento y que tienen sustento municipal, podrá entender lo que sucede hoy en día en relación a una controversia desatada en la última semana.

Algo de historia

El programa municipal de becas de educación superior surgió allá por el año 2004 de la mano del Área de Educación y Familia y, luego de crearse en el 2008 el Área de Juventud, esa repartición tomó la posta para darle continuidad.

Entre esos años la cantidad de becas no superó las 50.

Un artículo de Juan Burba, publicado en junio del 2019, publicado en El Despertador sostiene “Con el crecimiento de la oferta educativa de nivel superior en nuestro departamento (los avances del IES por ejemplo), también fue creciendo la demanda de esta ayuda monetaria para estudiar.

Eso significa que con la creación del CEIL, la demanda de más becas también se intensificó. La respuesta de la municipalidad fue casi triplicar la cantidad de beneficios otorgados.

En ese entonces, se produjo otro importante paso para el conjunto del estudiantado; la aparición de la beca Progresar, allá por el año 2014, ya que significó una oportunidad importante para ayudar a la terminalidad educativa.

En el año 2019, con la profundización de la crisis económica, el Estado municipal debió hacer frente al doble de becas que el año anterior. Es decir, el Estado volvió a hacerse cargo de toda la matrícula estudiantil de nivel superior, alcanzando a entregar 250 becas, cubriendo prácticamente toda la demanda.

Durante el 2020, y con la irrupción de la pandemia, la crisis continuó su derrotero. Así, la cantidad de solicitudes de becas superaron las 300. Sin embargo, con la incertidumbre reinante, y la caída en la recaudación provincial, el municipio otorgó las 250 que había entregado el año anterior.

En el 2021

Este año, más de 500 estudiantes se inscribieron para solicitar la beca de nivel superior en Lavalle, es decir el doble de los seleccionados que el año pasado, y diez veces más que al comienzo del programa en el año 2004.

El Área de la Juventud recibió una cantidad inusitada de solicitudes de jóvenes que nunca se habían presentado y que evidentemente por la crisis decidieron tomar la decisión de puntuar para una beca, sumados a los que ya la venían teniendo.

Decimos puntuar, porque el sistema establecido por el municipio está vinculado a una plataforma que asigna un puntaje para obtener la beca.

Cabe recordar, que las becas se otorgan una por grupo familiar, y que una condición fundamental es no contar con el Progresar.

Este año, como el mismo se estiró hasta el 21 de mayo, generó ciertos inconvenientes, debido a que algunos jóvenes que estaban inscriptos en la beca municipal, lograron obtener la del Progresar, por lo que también deberán ser sacados del sistema, lo que abrirá el cupo, para algunos estudiantes más.

Información precisa y transparente

Esta semana se generó una controversia, debido a que algunos jóvenes, que se quedaron sin la beca se sintieron como mínimo extrañados por la forma de comunicar de cómo habían quedado afuera. Y algunos que se comunicaron con El Despertador señalaron que “o no les daban información de sí o no habían obtenido la beca, o que no les llegaba ninguna notificación, o que no había listas expuestas que mostraran quiénes la habían obtenido y quiénes no.

Desde el Área de la Juventud expresaron a El Despertador, que en las delegaciones estaban expuestas las listas de quienes tenían asignada una beca y también en el Área de la Juventud, pero que por una cuestión de reservar la identidad de los jóvenes que no la habían obtenido, no la habían publicado. También agregaron que el proceso es sumamente transparente.

En las delegaciones consultadas, efectivamente informaron a El Despertador que la información de los becados estaba disponible.

Conclusiones

Es importante destacar que el trabajo que viene realizando el Área de la Juventud en materia de comunicación es bastante importante. De hecho se hizo un programa para mostrar el trabajo que se viene realizando. Ese trabajo es de destacar.

Sin embargo, más allá de la juventud, es importante mencionar algunas cuestiones. Y una de ellas es cierta formalidad en las gestiones administrativas. Pero una más importante es la que tiene que ver con la sensibilidad juvenil. Está bueno ponderar que se hayan otorgado 250 becas, y comunicarlas de todas las maneras posibles, pero también hay que tener presente que 250 jóvenes se quedaron sin la beca y eso ameritaba una comunicación y una explicación al respecto.

La juventud de estos tiempos tiene el mérito de ser bastante crítica. El avance en materia educativa da muestra de ello. Es importante que este tipo de errores no empañe el trabajo realizado. Seguramente no lo hará.

Pero le exige a los dirigentes, aunque sean jóvenes, ser receptivos a las críticas, porque de esa manera podrán mejorar la gestión.


  • Comentarios

    Relacionadas