Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

17 junio, 2021

Medio ambiente en Lavalle, ¿nuevos aires o más de lo mismo?

  •   Por Jorge Abalo
           

No es la intención de este artículo de juzgar a la Dirección de Medio Ambiente en Lavalle, debido a los cambios que se operan en la conducción municipal de esa área, que durante años se dedicó fundamentalmente a generar campañas de concientización sobre la problemática ambiental y una continua apelación a la ciudadanía acerca de la actuación de la gente como persona responsable.

En ese sentido, las continuas campañas sintetizadas en la consigna «tu papel se nota», o «Lavalle limpia», fueron la misiva de presentación del municipio en relación a la problemática medioambiental. Esta forma de explicar el problema, tradujo en las críticas de algunos jóvenes contestatarios en las paredes de Tulumaya, cuando la comuna pintaba Lavalle limpia, y los jóvenes le agregaban «el culo de los chetos», una forma socarrona, provocadora, pero real y crítica de concebir la problemática medioambiental como una cuestión superficial por parte de la comuna.

 

Los nuevos aires que corren y que suponen una nueva mirada, que no es para nada nueva en el mundo, pero que en Lavalle viene con retardo, merece una reflexión en función de hacia dónde va el departamento y de los esfuerzos que comienzan a evidenciarse, en primer lugar, como manifestación de un proceso de concientización en el último tiempo, de una juventud consciente, que entiende, cómo lo hacían esos grafitis de las paredes, que el tiempo para la vida como la conocemos, se acaba, y que la mala herencia que dejan los viejos, es muy grande, sino se cambian modos y costumbres, como plantea «tu papel se nota» o «Lavalle limpia», pero fundamentalmente poniendo los recursos del Estado para generar una nueva consciencia en función de los valores que deben impregnar en una sociedad respetuosa del medio donde vive.

Proliferación de basurales a cielo abierto en los distritos rurales

Cualquiera que transite por los distritos rurales de Lavalle, podrá darse cuenta, si ausculta un poco el lugar, que en distintos sitios se producen pequeños basurales a cielo abierto, que cada vez se hacen más grandes. El Plumero, Jocolí, 3 de Mayo son algunas muestras de ello. Pero no son las únicas. La irresponsabilidad de las familias que optan por ese camino es manifiesta, pero, ¿qué se ha hecho para modificar eso? Poco. Para muestra un botón, la escombrera de Jocolí se transformó en basural en poco tiempo.

Siguiendo esa línea, es que el gobierno municipal combatió una parte del problema, colocando cientos de cestos de residuos en todos los distritos rurales de Lavalle, con una inversión importante, y que muestra que hay buenas intenciones, pero no alcanzan, porque los basurales se siguieron extendiendo.

Estos basurales que se hacen cada vez más extensos en esas zonas son un problema que las comunidades de Lavalle no alcanzan a dimensionar en su totalidad.

Los riesgos

Al no contar con suelo impermeabilizado, los basurales a cielo abierto resultan un foco de contaminación, tanto por la generación de líquido lixiviado como por la emisión de gases de efecto invernadero.

El lixiviado es un líquido que se produce cuando los residuos sufren el proceso de descomposición, y el agua (de las lluvias, el drenaje de la superficie o las aguas subterráneas) se percola a través de los residuos sólidos en estado de descomposición. Este líquido contiene materiales disueltos y suspendidos que, si no son controlados de forma adecuada, pueden pasar a través del piso de base y contaminar fuentes de agua potable o aguas superficiales.

El biogás, por su parte, es una mezcla de metano y dióxido de carbono también producida a partir de la descomposición de los residuos. A medida que se forma el metano, acumula presión y comienza a moverse a través del suelo, siguiendo el camino de la menor resistencia. El metano es más liviano que el aire y es altamente inflamable, pero, además, liberado a la atmósfera, contribuye en gran medida al agotamiento de la capa de ozono y al cambio climático.

En Argentina existen 5000 basurales a cielo abierto, lo que significa, en promedio, más de dos basurales por municipio. A diferencia de lo que ocurre en otras partes de Argentina, Lavalle trata sus residuos en Las Heras, por lo que debe pagar por el tratamiento en la planta, pero la falta de inversión en materia medioambiental fue generando basurales cada vez mayores en los distritos de Lavalle.

Sin recursos no podemos avanzar más de lo que hemos avanzado

Taxativas son las palabras del actual secretario de obras de la comuna departamental, Rolando Romera, en una recorrida que se hiciera el jueves pasado, con distintos medios de comunicación del departamento. Así, Radio Tierra Campesina, Nuestra TV, Lavalle online, Radio Paradise, Giramundo TV, y periódico El Despertador formaron una delegación que se acercó hasta Asunción y posteriormente a Gustavo André para ser parte de los nuevos trabajos que en materia medioambiental está desarrollando el municipio. (ver nota aparte)

En la Asunción, Rolando Romera explicó «hasta hace algunos años veníamos tratando el tema de medio ambiente desde las campañas de información o de concientización. Al preguntar El Despertador, sobre cuán superficial era esa idea, traducida en esas campañas. Romera ponderó «no es una cuestión de superficialidad, sino más bien de recursos» Nosotros queremos tratar nuestros «residuos» y no pagar en la planta de Las Heras, queremos avanzar en cuestión de reciclado, como lo estamos haciendo en algunos barrios de Tulumaya, haciendo algunas experiencias, estamos tratando de impulsar energías alternativas, aprovechando el sol que tenemos, pero todo son recursos, y para eso tenemos que tener un gobierno que nos acompañe. Este gobierno nacional ahora nos está acompañando y por eso es que hemos ido pudiendo avanzar.

Energías alternativas

En el año 2006 se aprobó la ley de renovables en la Argentina que debía ponerse en práctica diez años después. En el año 2016, y con la asunción de Mauricio Macri, la ley comenzó a rodar, y con ella montones de negocios, y también negociados. Uno de los lugares elegidos fue Lavalle.

Ingenuidad al comienzo

El proyecto de energías limpias en Lavalle había sido anunciado con bombos y platillos en marzo de 2016, pero quedó en la nada. La iniciativa preveía la participación conjunta de dos empresas inversoras dedicadas a este rubro, la comuna lavallina y el gobierno provincial. La propuesta era generar una potencia de 100 MW a partir de fuentes renovables produciendo energía limpia, libre de toda contaminación, previendo además lograr una rentabilidad para el departamento. Implicaría una inversión de 220 millones de dólares y sería instalada en un predio de casi 200 hectáreas que cedería a ese fin el municipio.

Pero, ¿qué pasó entretanto? Sencillamente, el ex gobernador Cornejo no era tan bien considerado a los ojos de Mauricio Macri, y la mayoría de los proyectos habían ido a parar a la Jujuy de Gerardo Morales, en acuerdo con poderosas empresas chinas.

Sin embargo, en el 2018, se retomó la iniciativa de realizar nuevamente el parque fotovoltaico y un artículo de Jorge Gisbert, (hoy parte del equipo municipal), en El Despertador, en agosto de ese año, lo explicaba así:

«Por ahora el parque solar en Lavalle está en etapa de estudio de impacto social, para lo cual una empresa está llevando a cabo las consultas pertinentes y las explicaciones del caso. Pero con la falta de inversiones, debido a la renuncia de la empresa canadiense a principios de año, el panorama se hace más complejo para llevar a cabo este proyecto que sería muy beneficio para el departamento.

La futura construcción de un Parque Solar en Lavalle, convertirá a nuestro departamento en uno de los 5 enclaves provinciales donde se pretende instalar sistemas de producción eléctrica a través de la energía del sol (energía fotovoltaica). Con la rúbrica de los contratos a principios de este año entre la Empresa Mendocina de Energía SA (EMESA) y la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico CAMMESA, comienzan a correr los plazos para la entrada en operación comercial de cada central. Se trata de 5 parques solares ubicados en Lavalle, Luján de Cuyo, La Paz, San Martín (PASIP) y General Alvear.

La planta solar de Lavalle se desarrollará en el distrito de La Palmera, en un terreno que cuenta con una superficie aproximada de 300 Ha sobre la calle El Carmen, que el propio Municipio de Lavalle cederá en comodato con un canon estipulado. Dicho proyecto permitirá diversificar y ampliar la matriz energética actual, proporcionando una potencia de 17,6 MW (aproximadamente equivalente al consumo de 9.000 hogares). La energía eléctrica generada será inyectada a la Estación Transformadora de la Villa Tulumaya.

Con la crisis de los años 2018 y 2019, el parque quedó para más adelante.

A pesar de los contratiempos, el proyecto que debió esperar tiempos mejores, en palabras del propio intendente sigue vigente, porque «la financiación está», y falta una certificación PPA, para seguir avanzando.

Algunas conclusiones

Es evidente que hay intenciones en Lavalle de avanzar con una mirada diferente en el abordaje de la problemática ambiental, más disciplinar y menos ingenua.

Es evidente que para el municipio es todo un desafío, pues durante mucho tiempo no se contó con recursos económicos y tampoco humanos, que pudieran abordar esta problemática.

En esta línea de profundizar el desarrollo de las energías renovables, que hoy se desarrollan en la terminal de ómnibus, la biblioteca pública y el propio municipio, que ya poseen paneles solares, mudando de las energías fósiles a las alternativas, y en otro aspecto, de pensar a la basura, no como basura, sino como parte de una economía circular, donde todo sirve, son buenas noticias que tienen como intención profundizar esta línea. Todavía falta, y mucho, pero el camino parece ser el indicado.


  • Comentarios

    Relacionadas