Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Arte y Parte
Titulos

27 julio, 2021

Lautaro Zera: «Al teatro lo amo y lo elegí como oficio y trabajo»

  •   Por Juan Burba
           

Tiene 22 años y está representando a nuestro departamento en las grandes ligas de Buenos Aires, tanto en escenarios teatrales como en las pantallas, llegando producciones de Netflix y Polka. También despunta el arte de la música haciendo trap.

Las primeras tablas

Es egresado del Instituto «Nuestra Señora del Rosario», y en esas épocas descubrió su pasión por la actuación. En el 2013, cuando tenía 14, participó de los Juegos Culturales Evita con un grupo de compañeros y compañeras de la escuela. Ganaron la final mendocina en el Julio Le Parc y fueron a competir a Mar del Plata en representación de la provincia. «Ese día me di cuenta que quería hacerlo para toda la vida» expresó Lautaro en diálogo con El Despertador, definiendo gran parte de su futuro, que hoy está transitando con éxito.

En ese momento en Lavalle no había dónde ni con quien estudiar teatro, así que «recién en el 2015 empecé comedia musical en Mendoza». Y así, mientras continuaba con sus estudios secundarios, fue realizando talleres y aprendizajes con diferentes referentes de Mendoza, entre entre ellos Ernesto «el Flaco» Suárez o Aníbal Villa. En el 2016 egresó del Instituto y ya tenía definido continuar con sus estudios de actuación, pero en Buenos Aires.

En el 2017, no pudo radicarse en la Capital nacional y se dedicó a avanzar en su formación. «Yo iba de lunes a lunes a diferentes talleres de teatro, era lo único que hacía» Participó en 11 obras en distintas salas mendocinas a lo largo de ese año, entre ellas la Casa de la Cultura de Lavalle y la vendimia departamental. Una de ellas fue «La Casa 13, experiencia paranormal» , la primera obra de terror en Mendoza, con el elenco de La Decimotercera Compañía, «hicimos giras, tengo un recuerdo hermoso de esa obra».

La búsqueda se traslada a Buenos Aires

En el 2018 finalmente, y gracias al importante apoyo de su familia (hecho que rescató en todo momento durante nuestra charla) pudo instalarse en Buenos Aires. Allí comenzó sus estudios en la Universidad Nacional de las Artes (UNA) y empezó a tomar talleres en un prestigioso Teatro llamado Timbre 4, «cuando me instalé, me di cuenta que estaba a 3 cuadras, de pura casualidad, así que bajé y me fui a inscribir, ya sabía desde antes que quería estudiar ahí».

En esos meses se presentó a muchos castings (audiciones) «pero no quedé en ninguno» recuerda risueño. Le consultamos si ese hecho es tomado como algo frustrante, «todo lo contrario» afirmó «en esta profesión hay muchas mas veces que te dicen que no, que las que te dicen que sí». Rescató, a través de esta experiencia «el hecho de cultivar la paciencia, si no me tenía que volver a los 6 meses» expresó entre risas.

La primera experiencia en la pantalla

En el 2019 «me llegó la primera oportunidad importante, la de participar de un teaser de una serie» y nos explica: «el teaser es como el trailler de una película, pero antes de que sea filmada, como para venderla». «Esa fue la primera vez que hice algo importante frente a cámara, que es lo que más me gusta». Allí pudo codearse con actores de la talla de Pablo Echarri.

«Así empieza como una suerte de rueda, un casting te va llevando al otro, te van recomendado, entre directores, te van conociendo, ese año hice un par de castings para algunas pelis en la cuales tampoco quedé, pero en todos valoraban mi trabajo» manifestó el actor lavallino. Y reconoció que «trabajar frente a una cámara es muy distinto al teatro».

Pero los escenarios siguieron presentes

Con un grupo de amigos y amigas de la Facultad prepararon un obra que se presentó en el Congreso Mundial de Infancias Sin Violencias. Se trata de «Nosotros somos los culpables» del autor mexicano Diego Enrique Osorno, que relata un hecho real ocurrido en el 2009, cuando se produjo un incendio de la Guardería ABC, en Sonora (México), donde murieron 49 niños y más de 70 resultaron heridos. «En el teatro estaban 2 padres de niños que murieron en la tragedia, fue muy fuerte» reveló Lautaro.

También en la lides teatrales, y ya a principios del 2020, nuestro actor tuvo la oportunidad de presentarse a varios castings, y logró «quedar» en una obra de un director venezolano, «iba a ser mi debut en una sala comercial de Buenos Aires, pero no pudo ser» se lamentó «porque nos agarró la pandemia».

De vuelta al pago… y llega la música

Con las dificultades propias de la pandemia y el aislamiento Lautaro decidió volverse a Lavalle, «me fui a mi casa, y seguí mis clases por zoom» explicó, «tuve mis crisis, en un momento pensé que no volvía mas a Buenos Aires» recuerda.

Y ahí surge la música. «Yo, en realidad, rapeaba hace un montón, pero en juntadas de amigos» relata, «en la cuarentena, en uno de esos días difíciles, escribí un rap y me lo grabé, con el teléfono, y lo publique en mi Instagram, a la gente le gustó, recibí muchos lindos comentarios, me sentí muy contento y lo empecé a hacerlo una vez por semana». Siempre con la colaboración familiar, su hermana era quien lo filmaba.

«A uno de los videos le fue muy bien y ahí me decidí que lo quería hacer profesional, asi que fuí a un estudio, grabé un tema y un videoclip de trap y lancé ahí mi carrera de cantante, ponele» afirma entre risas. Su seudónimo como trapero, LPP, lo tomó de una vieja historia de su grupo de amigos de la secundaria: «éramos tres, nos pusimos Los Pibes Piolas, y cada vez que yo iba a batallar en rap en alguna plaza me empecé a poner LPP, y cuando llegó el momento de sacar música era el nombre que me cuadró y me quede con ese, es como un homenaje a los amigos» afirma. Uno de ellos, Richy, rapea «y es quien me hizo conocer el rap» y el otro, Brian, alias Resvi es productor musical, «y me produjo mi ultimo tema, el que saqué esta semana» cuenta Lautaro. Se trata de «Estoy Listo» y de lo puede encontrar en su Canal de YouTube: LPP Oficial.

Estando en nuestros pagos le comienzan a llegar nuevas oportunidades para vincularse con las pantallas: «en setiembre me llama Laura, mi representante, y me dice que tiene 2 castings para mí, uno para Disney + y otro para la serie de Netflix El Reino«.

Lautaro realizó ambos castings desde Lavalle a través de grabaciones: «hice los casting desde mi casa, la letra me la tiró mi amigo, el productor musical y mi hermana me filmó, hice un casting para una serie de Netflix en Lavalle, eso a mí me flasheó».

Vuelta a las luces de la ciudad…

En esos momento, y con gran esfuerzo familiar, decidió rumbear de nuevo para la gran ciudad: «justo se había empezado a destrabar un poco lo de la pandemia y a las pocas semanas de hacer los castings, y sin saber si había quedado o no, me vine de vuelta para Buenos Aires, con esas ganas y expectativas de ver qué pasaba», Finalmente supo que había «quedado» para grabar con El Reino, «ahí nomás le avisé a mi familia, ellos festejaron allá, yo festejé acá, y si bien es un personaje menor, fue todo un acontecimiento, porque es como llegar a una meta, ahora hay que ir por más» expresó feliz nuestro entrevistado. Y rescató de esta serie un hecho particular: «el día que filmé, el director, apenas me vio me felicitó, me dijo que había hecho un gran casting y que le alegraba conocerme». Se trata nada menos de que Marcelo Piñeyro, el reconocido cineasta, «lo que me dijo Piñeyro fue mejor que haber grabado, porque una persona tan importante te reconozca es muy groso».

El Reino es una serie de Netflix que se estrena el próximo 13 de agosto, con protagonizadas cono «el Chino» Darín, Nancy Dupláa, Joaquín Furriel, Peter Lanzani, Mercedes Morán y Diego Peretti.

Y se retomó el círculo virtuoso

«Ahí arrancó una nueva cadena donde me iban recomendando y me fueron llamando para varios castings donde conocí a muchas personas del medio» expresó, ahí surgió la posibilidad de presentarse en la 4° temporada de la reconocida serie El Marginal. «Siempre lo quise hacer, desde que salió la serie en el 2016, todas las temporadas mandé material y nunca me llamaron hasta este año, cuando salió el casting yo sabía que era mío, porque eran más grandes las ganas que cualquier cosa» manifestó convencido.

En enero de este año le comunicaron que fue elegido para el papel, así que en abril y mayo grabó las escenas que le correspondían. Mientras tanto participó de otras producciones, entre ellas, un videoclip de la conocida trapera Cazzu.

Y llega la oportunidad para la tele

«Ahora estoy grabando en la nueva serie de Polka que se va a estrenar en Canal 13» nos cuenta este, ya, orgullo lavallino. Se trata de «La 1-5/18» que cuenta en su elenco con Esteban Lamothe, Agustina Cherri, Gonzalo Heredia, Leonor Manso, Leticia Bredice, Patricio Contreras, Luciano Cáceres, y, El Polaco, entre varios más.

Esta serie, de la reconocida productora de Adrián Suar, se estrenará en breve en la pantalla chica. Nuestro lavallino tiene un papel de uno «de los pibes de la Villa». Se grabará hasta diciembre «y siempre está la oportunidad de que mi personaje crezca a medida que avanza el rodaje» comenta esperanzado Lautaro.

Primero lo primero

Con la humildad de los grandes, esta revelación lavallina, siempre tuvo claro como viene la mano: «todo empezó con venirme a vivir a Buenos Aires, cosa que no podría haber sido sin el apoyo de mi familia, eso es lo más importante», manifestó. Y saliéndose de los aciertos que viene cosechando a paso firme, aseguró: «entre mis logros mas importantes, considero que el hecho de tener responsabilidades o valerme por mi mismo, el hecho de vivir sólo y enfrentar todo lo que eso implica, son mis mayores aprendizajes» sostuvo, y lo graficó con ejemplos simpáticos: «mi mayor logro fue aprender a cocinar o a encender el lavarropas».

Sobre las posibilidades de los y las artistas «del interior» Lautaro Zera tiene una posición clara: «a mi me gusta mucho vivir acá (en Buenos Aires), y de a poco todo se me va dando, siempre supe que tenia que venirme para acá, porque acá está todo, pero no me parece lo justo, sobre todo porque hay mucho talento en las provincias, lo que a mi más me molesta, es que sólo se puede vivir de esto estando acá, y ni siquiera, en Mendoza no se puede vivir de ser actor, o cuesta mucho». Pero reconoce, esperanzado, que «con la pandemia algo cambió, y se da posibilidad de filmar en las provincias».


  • Comentarios

    Relacionadas