Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

10 agosto, 2021

¿Cuáles son las chances reales del peronismo en Mendoza?

  •   Por Jorge Abalo
           

Rubén Spedaletti tiene 58 años, es licenciado en Ciencias Políticas de la UNCuyo. Es parte del Foro Nuevo Cuyo vinculado al peronismo y se dedica entre otras cosas, a temas de campaña electoral. Charlamos con él sobre las chances del peronismo en estas elecciones provinciales.

LQP: Como ves al peronismo para estas elecciones después del cierre de listas

En principio no hay un clima electoral instalado, que es común a todos, pero sí hay un esbozo de campaña en todos los frentes y partidos. El peronismo ha tenido un cierre de alguna manera ordenado porque dejó pendiente el espacio de la conducción. Al habilitar listas cortas que no adhieren a las candidaturas de más arriba, de alguna manera nos da la posibilidad de que el que no se siente contenido pueda armar una lista. Y también de esa forma eludir la disputa que puede haber cuando se arma una lista con cierto orden no jerárquico sino de conducción política. No prevalecen tanto los currículum, sino por ahí el peso específico de determinado sector, o la habilidad de ciertos dirigentes.

Por otra parte, no se advierte mucha renovación en los dirigentes que se postulan, aún cuando Anabel es una dirigente que no ha llegado hace tanto a la política y es joven, pero sí ha sido candidata muchas veces. No representa una novedad para el electorado. La ventaja que tiene el peronismo frente a los demás, es que su capacidad de retención de votos, es mayor que otros, también genera rechazos mayores en ciertos sectores de la población. Al tener un plexo ideológico más conformado en general, el sector que adhiere a las políticas públicas por el pensamiento en otras épocas era ambiguo, y hoy está consolidado, como sector más progresista dentro del peronismo nacional y también provincial y los que no tienen tanta convicción no dicen nada. Acompañan pero no levantan demasiado la voz.

LQP: Hay algo de eso que se fue al Partido Federal…

Claro, pero son sectores marginales en el sentido de que que hacía mucho que no participaban en la vida política del movimiento en general y del partido en particular. Ahí podríamos poner algunos sectores del viejo lafallismo, tienen una raíz diferente al peronismo de la década de Néstor y Cristina, que homogeniza y hegemoniza dentro del peronismo, con muchos matices, por supuesto.


Te puede interesar: ¿Qué hay detrás del fenómeno posmoderno de la religiosidad neoandina en medio de las celebraciones por la Pachamama en Mendoza?


 

LQP: Es evidente que el peronismo de esta época no tiene nada que ver con el de la década del noventa, sin embargo, hay una diferencia entre la línea de algunos intendentes o lo que eran algunos viejos sectores, con los sectores más kirchneristas ya hablando de esta época, y vos creés que igualmente es más homogéneo?

Si, es más progresista, pero no solo es más progresista, sino que es más homogéneo. En el sentido de que por ejemplo en los 90 tenías como hegemonía el menemismo, o con más peso, pero en Mendoza nunca hizo pie. Pero había un sector conservador en aquella época que sin ser menemista adhería a esas políticas como las privatizaciones por ejemplo, pero no adherían a ciertas prácticas políticas.

LQP: La irrupción del Mendoexit en alianza con el PD y la aparición de un peronismo de derecha encolumnado en el partido Federal y el partido Verde pueden dividir del voto hacia el Frente Cambia Mendoza?

RS: En base a las elecciones del 2017 en adelante, que fue una elección bastante atípica, porque en vez de haber tercera fuerza, hubo tercera y cuarta fuerza y a partir de ahí, cambió el panorama general, donde siempre prevalecían dos, en un segundo orden apareció un tercero que iba cambiando, que en momentos era de derecha, en momentos de izquierda, no dejaba de ser el tercero en discordia. Lo que hoy hay es una masa de votos, que podríamos contar entre el 25% y el 28% que es fluctuante, y que cuando encuentra un canal, lo identifica. Puede haber sido Protectora, ahora trata de captar eso, un sector del PD más tradicional. Creo que hay varios que se van a disputar ese voto. Creo que va a incidir, hay que ver cuánto, la campaña va a ser bastante agresiva por lo que se ve. Con un tono republicanista en el tono de Carrió, van a tratar de marcar la cancha por ahí. Por otra parte, creo que se van a desdibujar un poco los sectores que antes estaban con Protectora, porque tienen perfil distinto, quizá regionalmente influyan un poco en el Valle de Uco, por su plataforma vinculada a esa agenda social más instalada y no tanto en el Gran Mendoza.

La gran incógnita es ver si ese 25% o 28% como máximo que en las últimas dos elecciones votaron al radicalismo y a Macri, siguen ahí o se desmigaja. La crítica a la gestión va a estar ligada no a lo sustancial, sino a otras cuestiones, como puede ser lo del gobernador como candidato, que hasta son cosméticas, pero cuando se planta que es el modelo a seguir, la moral, la ética…


Te puede interesar: En Mendoza acechan los fantasmas del feudalismo


LQP: lo que sucede es que antes todo eso, todo lo malo, lo antiético desde esa mirada, estaba “ligado” al peronismo, hoy tenés un sector de derecha disparándole al radicalismo por esas.

RS: eso ayuda, porque que no lo diga el peronismo, que lo esté cuestionando un sector que comparte mucho de su ideario es otra cosa.

LQP: Desde el radicalismo se le ha dicho a la dirigencia de segunda y tercera línea, que están arriba por entre 10 y 12 puntos. ¿Son factibles esos números en estos momentos?

RS: yo creo que es prematuro, y lo más probable que no sean reales. Lo que creo, es que con las críticas, de esas que te contaba al principio de algunos sectores que hoy no participan porque no se sienten convocados, de esos que no van a armar listas, pero si van a votar y que no están contentos con el armado que se hizo…


Te puede interesar: Tres mitos liberales del debate electoral 2021: deuda, emisión y otras yerbas


LQP: ¿Estás hablando de sectores peronistas, o sectores del Frente?

RS: dentro de las dos cosas, pero del peronismo también, que van a acompañar, y que no va a hacer problema, pero sí tienen bastantes cosas al respecto y que han quedado sin discutirse, gente que ha sido ignorada incluso, el peronismo tiene una “facilidad” de convocar a un sector que no te alcanza para ganar por sí solo, porque en el mejor de los casos, podés llegar al 36% o 37% como sucedió cuando Anabel fue candidata a gobernadora. Muchos dijeron “es una mala elección”, si comparás con el primero por ahí sí, pero para el peronismo no fue una mala elección, vos pensá que en el momento más alto se llegó al 42% cuando ganó Paco Pérez.

LQP: ¿qué debería explotar como virtud el peronismo?

Hagamos hipótesis de que debido a las condiciones, a las circunstancias, a la pandemia, puede bajar, pero igual va a convocar a un número parecido. Más allá de que hay discusiones sin saldar, los demás no tienen esa facilidad. El radicalismo junta alrededor del 40% o 42% teóricamente, y llegar más allá cuando hay cosas en el medio, le cuesta. Por otra parte, al ser una elección legislativa, el voto tiende a la dispersión, mientras que en las ejecutivas tiende a la concentración. La irrupción de terceras fuerzas que pierden fuerza en una elección ejecutiva. La otra característica, es que cuando las elecciones se unifican, prevalece la agenda nacional.

LQP: Entonces esa es la virtud que debería explotar el FdT?

RS: claro, seguramente se va a plantear así, porque vos fijáte que hay mucha gente que hoy, y sin importar la condición social, tiene acceso a tv por cable y consume mucha agenda nacional. Aquí las propuestas son bastante secundarias.

 


  • Comentarios

    Relacionadas