Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Deportes

19 agosto, 2021

Carolina Sánchez regresa al básquet mendocino luego de tres años y comienza a despedirse como jugadora

  •   Por El Despertador
           

La deportista récord del básquetbol femenino argentino regresó de Italia y jugará esta temporada en el Club San José.

La mendocina Érica Carolina Sánchez, 45 años, ala pivot de 1,80 de altura, regresó desde Italia en febrero por razones personales a su provincia natal, para quedarse luego de tres años. Su último paso por el básquet mendocino fue en 2018, jugando para Las Heras Básquet la Liga Nacional femenina.

Ahora, además de ser coordinadora del básquet femenino y masculino, formará parte también como jugadora del equipo de primera división del Club Unión Deportiva San José. Asimismo, presentó un proyecto deportivo en la Federación Mendocina de Básquet para trabajar en las categorías formativas.

Repasar la carrera deportiva de Carolina, que lleva más de 30 años en el básquet profesional, es ingresar a la historia misma del básquet femenino argentino, ya que durante  19 años formó parte de la Selección Argentina y en muchos períodos también defendió la Borravino de Mendoza en campeonatos argentinos e internacionales.

Regreso con tremendo dolor

Carolina explicó: “Estaba jugando mi segunda temporada en la Serie A1 (primera división) de Italia en el club La Molisana Magnolia Campobasso y en febrero me avisaron una noticia terrible, que fue el fallecimiento repentino de mi hermano menor y tomé la decisión de volverme al país y a Mendoza. En ese momento en que no sabía que hacer y qué decisiones tomar por un tema familiar, decidí quedarme acá, por mi madre y mi hermano mayor, por la cercanía, decidí quedarme en mi provincia”.

Al respecto, comentó: “Comencé a proyectarme y a buscar trabajo, que es lo que necesitaba para poder seguir quedándome acá. Me comuniqué con la Federación Mendocina de Básquet, justo había cambio de la dirigencia, hablé con el nuevo presidente, Nicolás Popón, y me dio la posibilidad de ser parte de un proyecto que presentamos junto a Alejandro Benito referido a la Escuela de Formación Deportiva. Estamos trabajando con categorías Mini y U13 en femenino y después está la proyección con masculino”.

“Después surgió el tema –agregó– de formar un equipo femenino nuevo, de contactar jugadoras que estaban libres por toda la provincia y que tuvieran la posibilidad de jugar en primera, proyectarnos en un club nuevo como es San José, que está armando el femenino, con sus directivos Mario Díaz y Ricardo Zarrandón, las dos personas con las que tuvimos contacto directo en esto de enfocarnos en el femenino. Ha surgido un proyecto muy lindo, estamos trabajando muchísimo en crecer no solo en el femenino sino también en el masculino. Estoy como coordinadora en el club, pero también seré parte del equipo de primera femenino, donde salió la idea de armar una primera, se abrieron las posibilidades de poder ser parte del plantel y buscando jugadoras por la provincia se pudo conformar un lindo equipo. Entrenamos los cinco días de la semana y el cuerpo técnico será el mismo que está en la Superliga de varones, con Fernando Santalucía como entrenador y sus asistentes”.

Comentó además: “De allí surgió lo de tener un equipo en el campeonato del femenino, que nos hace falta competencia, crecer, y eso estamos tratando de trabajar, de lo que es mi parte de la Federación y también ser parte de un club, trabajar juntamente con el resto de los delegados del femenino y poder organizar un lindo torneo para lo que se viene, que sería aproximadamente para fines de agosto, por lo que se está planificando. Estoy con muchas ganas y expectativas tras volver a Mendoza”.

“La última vez que jugué acá –dijo– fue en Las Heras Básquet, en 2018. Eso es lo que me enfoca a tratar de mejorar el básquet femenino, porque desde esa época hasta ahora, el nivel ha bajado muchísimo, se van perdiendo muchas jugadoras y la idea es retomar protagonismo. Sabemos que venimos de un año muy complicado por el tema de la pandemia y la propuesta es que el básquet femenino vuelva a crecer como lo ha hecho siempre, para sacar jugadoras para la Selección Argentina. Ese será uno de los objetivos para seguir creciendo como provincia en el básquet femenino”.

Carolina agregó: “Por ahora, mi idea es quedarme en Mendoza, trabajar para el básquet, a pesar de que lo estoy haciendo en un club. También tengo la posibilidad de trabajar en el club Murialdo con varones. Lo estoy haciendo en trabajos individuales y me han abierto las puertas también para hacer cosas acá en Mendoza. No me puedo quejar, estoy feliz, y por más que trabaje para diferentes clubes o para la federación, siempre lo he dicho y les dije a los delegados de los clubes que estoy abierta para ayudar al que sea”.

Con la misma firmeza que puso siempre dentro del rectángulo de juego, pero con la tranquilidad de haber llegado con el básquet a lo más alto, desplegando su talento por Sudamérica, Europa y Asia, la mendocina expresó finalmente: “A Carolina Sánchez le queda muy poco para seguir jugando y voy a aprovechar lo que resta de este año para formar el equipo de San José y dejarle un legado a las chicas que vienen desde abajo, que se está formando todo nuevo en este club, poder darles lo mejor y que tengan una visión para seguir creciendo, sabiendo que cualquiera se puede ir de la provincia a jugar al exterior. Pero necesitaos una buena formación, como estamos pidiendo, para que esto crezca”.

Trayectoria

La basquetbolista comenzó a jugar desde muy chica, a los 7 años justamente, en el Club San José con los varones. Estuvo un tiempo con ellos hasta que se trasladó a YPF, club donde se fue formando su crecimiento en el básquetbol femenino. Desde los 8 hasta los 14 años estuvo en ese club, participando además en los seleccionados mendocinos. A los 14 lo hizo con una Preselección Argentina, pero le salió una propuesta para realizarse una prueba en Italia y fue allí cuando decidió  ir a jugar a Europa y en ese país comenzó toda su carrera. Cuando terminaba en Europa, volvía para la Selección Argentina o se iba a reforzar algún equipo que comenzaba la Liga Nacional en su momento o en algún equipo de Sudamérica.

En 1989, Carolina decidió emigrar a Italia, donde comenzó toda su carrera profesional. Cuando terminaba la temporada en Europa, regresaba a la Argentina. Ha pasado por los clubes locales Murialdo y Obras, en equipos de Buenos Aires, como Berazategui, Florida, Central Entrerriano, muchos años en Vélez. También estuvo mucho tiempo jugando en equipos de Ecuador, Chile y Uruguay, siempre reforzando equipos de Sudamérica. También 10 años jugando en España, en Italia otros tantos años, y además en Portugal y Arabia Saudita.

Caro Sánchez llevó siempre en alto los colores celeste y blanco de Argentina por el mundo, a través de su gran pasión y estilo de vida como es el básquet. Reconoce que ahora comienza a despedirse de a poco como jugadora, pero su pasión por la Naranja continúa intacta. Es un hecho que de ahora en más su gran objetivo será volcar toda su experiencia a las más jovencitas, que tienen la misma ilusión que ella cuando comenzó a dar sus primeros pasos en este deporte a los 7 años y, como ella misma asegura, “poder contribuir al desarrollo del básquet de Mendoza”.


  • Comentarios

    Relacionadas