Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

20 octubre, 2021

Comenzaron las fumigaciones aéreas y hay polémica

  •   Por Juan Burba
           

Esta semana arrancaron, por 5° año consecutivo, las fumigaciones aéreas para el control de la polilla de la vid (Lobesia botrana). Y una vez más la técnica de aplicación generó polémica, indignación, duda y mucha desinformación.

La Lobesia es una plaga que causa importantes daños a los viñedos y nadie duda de que hay que controlarla. Lo controversial es el método. Y la falta de información que le brinda el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (ISCAMEN), encargado del asunto, a la población. El agroquímico que se aplica va cambiando y nunca se sabe bien cuál es, y sobre la supuesta condición de «amigables con el medio ambiente» existe un relato: ninguna sustancia que mate a un ser vivo (en este caso la polilla) es muy amigable que digamos.

En su momento, cuando se comenzó con estos tratamientos, en el 2017, muchos sectores advirtieron que nuestra provincia no admite este tipo de tratamientos: las zonas rurales están llenas de vida humana, casas en las fincas, escuelas rurales, centros de salud, barrios colindantes con los viñedos. No ocurre como en la pampa húmeda, donde se utiliza este método, en grandes extensiones de monocultivo (soja, maíz, trigo)sin gente.

Además la fisonomía de nuestros viñedos, con alamedas y cables, hacen imposible que la avioneta vuele lo suficientemente bajo para evitar la denominada deriva, que se refiere al producto que, por los vientos, termina cayendo donde no se quiere. Luego está esa suerte de diferencia entre lo que pregona el ISCAMEN y lo que realmente hace. En videos que han circulado en grupos de Whastapp de nuestro departamento se pueden ver avionetas fumigando a menos de 500 metros de escuelas, en momentos donde el viento excede largamente lo recomendado por las derivas. También aplicaciones sobre apiarios, o muy cerca de los barrios rurales.

Los apicultores están verdaderamente preocupados. Allá por el 2017 se hizo una prueba aplicando sobre colmenas, para demostrar que no le ocurría nada a las abejas. Luego se supo que el dueño de las colmenas con las que se hicieron los ensayos trabaja para el ISCAMEN, y que mientras se realizó la aplicación nadie pudo ver el momento en el que se preparaba el agrotóxico. Amén de eso, los productos han ido cambiando y no hubo nuevas pruebas.

El Despertador pudo consultar a apicultores y apicultoras, uno de los sectores productivos mas afectados por el uso de agroquímicos en general y en este caso en particular. «Es insólito, en otros países lo dejaron de hacer porque no tiene efecto y acá se está haciendo» manifestó indignado uno de los consultados. «No sabemos el producto, ni sus efectos colaterales, a mi, la avioneta me pasó por encima del apiario» aseguró otra.

Sobre la prueba que se realizó en el 2017 «no se hizo bien el control, fueron a revisar a los 15 días, si se fuera a los 3 o 4 días te das bien cuenta del daño, pero a los 15 días., la abeja se renueva y no se nota» explicó uno de los apicultores consultados. En la desesperación hubo quien manifestó: «no tengo donde moverlas, es imposible taparlas porque se asfixian, pero además no podés estar en todos los apiarios al mismo tiempo». «Parece una cosa política y de manejo de dinero que de control de la plaga, y encima la tiene que pagar el productor» remató otra.

Pero al parecer este año la población está mas consciente de los riesgos de este tipo de prácticas. En una escuela primaria del departamento, el día que comenzaron a volar la avionetas, la maestra le pidió sus estudiantes que en horas de la tarde realizaran un experimento al aire libre. Tenían que colocar al sol vasos con agua para poder observar el efecto invernadero. Los chicos y las chicas de ese sexto grado le dijeron a la seño que la disculparan, pero que ese día no iban a poder realizar el experimento porque iban a estar pasando las avionetas y había que estar dentro de las casas.

En ese sentido, organizaciones del departamento como la Asamblea por el Agua Pura de Huanacache o la UST Campesina y Territorial, salieron públicamente a repudiar un nuevo año de fumigaciones y a realizar algunas observaciones y recomendaciones sobre el asunto. Sobre estas última la asamblea ambientalista propones evitar salir al aire libre por el día, resguardar animales de granja y domésticos y cubrir reservorios de agua. Y proponen filmar a las avionetas cuando no estén respetando las medidas mínimas y enviar esos videos a este mail: [email protected], con el fin de recavar pruebas para una posible denuncia penal.

El nivel de desinformación es tal, que una integrante de la Asamblea de Huanacache llamó al ISCAMEN para pedir más información, el mismo vienes (15/10) que comenzaron las aplicaciones, y quién la atendió en el teléfono le aseguró que los vuelos de ese día eran de reconocimiento y que no estaban aplicando. Mientras tanto lavallinos y lavallinas mirábamos desde abajo el chorro de veneno que se iba para cualquier lado con vientos de hasta 17 km/h.

Por su parte la organización campesina manifiesta no oponerse a la lucha contra la plaga, «pero consideramos a las fumigaciones aéreas una forma inapropiada y poco segura para combatirla», y agregan en su comunicado: «porque no hay información certera sobre los agrotóxicos utilizados, porque no existen estudios serios sobre las consecuencias ambientales de esta práctica., porque existen métodos para combatir la plaga más seguros y menos nocivos para el medio ambiente y las comunidades».

Hasta este lunes continúan las fumigaciones en nuestro departamento, para luego seguir hasta el domingo 24 de octubre por Maipú, San Martín, Santa Rosa, Junín, Rivadavia y Luján de Cuyo. Se supone, porque todavía no hay información oficial al respecto, que habría una segunda pasada de las avionetas para el mes de diciembre, así que la cosa está comenzando. No está claro el impacto sobre el control de la plaga, las autoridades habían anunciado que este método iba a utilizarse por un par de años para controlar lo mas severo, pero evidentemente, ya siendo el 5° año consecutivo, la cosa no ha ido según lo pensado.


  • Comentarios

    Relacionadas