Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

30 noviembre, 2021

El problema del agua en Lavalle, ¿alguien se está lavando las manos?

  •   Por Franco D´Amelio
           

La semana pasada se llevó a cabo la audiencia pública convocada por el EPAS para discutir un posible aumento tarifario. AYSAM, el principal administrador de la Provincia, pidió un incremento del 47% para evitar el déficit, el cual deberá decidir el gobernador Suárez. En esta nota, los puntos clave para entender la problemática del agua en Mendoza.

El pasado miércoles 24, en el marco de una audiencia virtual de escasa difusión convocada por el Ente Provincial de Agua y Saneamiento, el titular de Aguas y Saneamiento de Mendoza, Alejandro Gallego, comunicó la solicitud de incremento tarifario.

En una entrevista que dicho funcionario le concedió a MDZ dijo que la situación actual era el resultado de “30 años de falta de inversión” (en esos estará incluyendo a las gobernaciones radicales de Iglesias, Cobos, Cornejo y Suárez).

De hecho, en el marco de la audiencia, el diputado José Luis Ramón cruzó a Gallego asegurando que mientras se pide una aumento cercano al 50% de la tarifa: “…el 40% de los mendocinos no tiene acceso a agua, y enfatizó que desde el año 2008 solicita información al EPAS y a Aguas Mendocinas sobre las inversiones y los alcances del servicio público, que han sido negadas sucesivamente y por las cuales se iniciaron acciones judiciales”, según declara Protectora en su sitio.

Volviendo a la nota, allí el funcionario explicó que aproximadamente el 50% de la red de aguas y cloacas deben ser cambiadas por su antigüedad. La mayor parte de esas tuberías son de cemento y asbesto, las cuales fueron instaladas hace unos 65 años. Pero también aun existen otras de hierro que datan de hace un siglo.

En la entrevista Gallego afirmó que para resolver el tema del agua en Mendoza se necesita de una inversión de unos 1.000 millones de dólares, suma con la que el Gobierno no cuenta y tampoco podría lograr en el corto plazo ni siquiera interviniendo Nación y/u organismos internacionales de crédito.

No cortamos con los cortes

Pese a la solicitud de incremento tarifario realizada por el operador del 80% de la red de agua mendocina, se reconoció desde la empresa que aun así se esperan interrupciones de servicio en los días más calurosos de esta temporada de verano.

Esto, en parte se debe a que las obras que se han estado realizando en distintos puntos no son suficientes hasta ahora.

Además, Mendoza se halla en una lamentable crisis hídrica crónica por las escasas nevadas y lluvias en la época invernal, lo que impide contar con el caudal de agua deseable.

Este tema ha generado múltiples reclamos vecinales en distintos departamentos y Lavalle no es la excepción, ya en enero de este año ciudadanos de Jocolí Viejo cortaron la ruta 34 frente al Barrio Jarilleros por la escasa cantidad de agua y por el grado de sedimentos en ella.

Cómo está Lavalle

Para conocer mejor la realidad de este complejo asunto en el Departamento dialogamos con Rolando Romera, secretario de Obras y Servicios Públicos de Lavalle.

Sobre el constante reclamo de los vecinos por la calidad del agua, el funcionario explicó: “quien se encarga de regular la calidad del agua es el EPAS, que siempre ha tenido muy buena capacidad técnica para eso…tanto los operados por AYSAM como por los pequeños operadores llevan un control frecuente de la calidad, todos los pozos de agua de Lavalle están habilitados por el EPAS.
Pero acá a mí me gusta hacer una diferencia, una cosa es que los pozos cumplan con los parámetros necesarios para considerarlos con agua potable, es decir, que no es mala para la salud. Pero, hay otros parámetros que a los vecinos nos resultan complicados como color, cantidad…puede venir con arena, con sedimentos por la baja presión y todos deberíamos estar haciendo los reclamos al operador que corresponda porque esto también hace a la calidad del agua por más que técnicamente sea apta para consumo humano”.

Sobre el tema de la inversión aseveró que “faltan obras de la Provincia en Lavalle, el Municipio siempre está haciendo lo que puede”. Sobre esto destacó la realización de un nuevo pozo para obtener agua de calidad para Jocolí que fue gestionada localmente y financiada por el gobierno nacional.

ED: Esa obra tan esperada es un caso puntual, pero ¿cuántas localidades lavallinas hay donde deberían realizarse obras semejantes?

RR: “Yo, que hace más de 20 años que estoy con el tema, en realidad en todo Lavalle hacen falta y que no se han hecho porque no ha habido la inversión necesaria en el tema. De hecho, el año pasado tuvimos muchos problemas en Jocolí Viejo porque no estaba en funcionamiento una obra que conecta La Pega con Villa, una obra para la cual nosotros gestionamos el financiamiento porque si no, no se hubiera hecho…pero, en general, faltan obras de este tipo en Lavalle”.

Romera explicó que, en Lavalle, para obtener agua de buena calidad, se necesitan hacer pozos a una gran profundidad, los cuales tienen un valor aproximado de 30 millones de pesos. “Con el afán de encontrar agua, hemos hecho estudios geotécnicos en todo el Departamento, es importante hacer esto para que semejante inversión valga la pena, si no sería una lotería”.

ED: ¿Es justo que los lavallinos paguen un incremento del 47% por agua que no es de buena calidad?

RR: “Voy a dar una opinión práctica, los servicios cuestan muchísimo que funcionen. AYSAM pide ese aumento y el vecino abre la canilla y no le sale agua, entonces obviamente no lo considera justo. Pero, yo que veo el caso de un pequeño operador, lo que le cuesta que el agua llegue a 300 kilómetros desde donde es sacada, lo que cuesta la energía para hacer funcionar eso, vehículos que recorran la red, es una situación muy complicada económicamente…es una ecuación donde es complicado saber cuánto hace falta poner desde las dos puntas (empresas y usuarios)…no sabría decir si es justo o no, sólo sé que hace falta mucha plata para que estos sistemas funcionen”

ED: ¿No es justamente ahí donde debe intervenir el Estado para que la ecuación costo de producción-precio final no sea tan directa?

RR: “En definitiva, la plata del Estado es la plata de todos. Es un intermediario, si garantizar el agua sale 10 y el Estado debe poner 6 para que la gente pague 4, esos 6 salen de algún lado. Lo que yo creo es que habría que pensar en un sistema más solidario donde los que tienen el agua más garantizada por estar más arriba o por tener napas superficiales paguen más para alivianar la carga a quienes no la tenemos asegurada por estar más abajo (en la cuenca del río) como en Lavalle”.

En definitiva, parece ser que el tema del agua en Mendoza demanda de una discusión intersectorial y decisión política que va mucho más allá de decretar o no un aumento tarifario que hasta ahora sólo garantiza que las empresas no tengan déficit, pero no garantizan servicios óptimos. Realidad que en departamentos como Lavalle se viven mucho más de cerca que en otras localidades.


  • Comentarios

    Relacionadas