Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

La región hace escuela

8 diciembre, 2021

La triste realidad de los menores que son «rehenes» de sus familias

  •   Por Franco D´Amelio
           

El caso de Lucio Dupuy, niño pampeano de cinco años que habría sido asesinado a golpes por su madre y la novia de ésta, ha despertado una polémica sobre el accionar de la Justicia y demás organismos públicos sobre la protección de los menores y sus familias. En esta nota relevamos la visión tanto de una especialista como de papás que lo padecen en carne propia.

Nadia Alonso es miembro de la Asociación Civil Infancia por más Justicia. Una ONG dedicada a la protección de derechos de los niños y jóvenes menores, pero especialmente abocada a pelear por el derecho de estos a mantener vínculos fluidos con ambos padres en los casos de separación.

Hay dos prácticas tristemente comunes en los casos de divorcio o separación que suelen padecer los hijos: la obstrucción del vínculo o el impedimento de contacto con el progenitor con quienes éstos no conviven, ambos tipificados como delito.

“El impedimento es cuando uno no puede ver a su hijo o nieto menor de edad, y la obstrucción es cuando se utilizan distintos tipos de herramientas para obstaculizar el contacto…eso está penado por la ley 24.270, que es penal…legalmente no pueden ser desvinculados el padre o madre no conviviente y los abuelos paternos o maternos…”

Esta pieza legal dice en su primer artículo: “Será reprimido con prisión de un mes a un año el padre o tercero que, ilegalmente, impidiere u obstruyere el contacto de menores de edad con sus padres no convivientes. Si se tratare de un menor de diez años o de un discapacitado, la pena será de seis meses a tres años de prisión”.

Un ejemplo de esto lo vive Juan (22), quien vive en El Pastal. Él tiene una niña de tres años que vive con su madre en Costa de Araujo y comenta: “me pasaba que mi ex decidió que yo podía ver a la nena una vez cada dos meses en el horario que ella decía. Una vez me pasó que me dijo que estuviera a las 17, yo llegué 17:10 por los colectivos y me dijo que por haber llegado tarde esperara para verla a la próxima vez.

Cuando llegó ese momento traté de llegar más temprano, pero llegué dos minutos después del horario que ella me había dicho y me dijo lo mismo, entonces entendí que directamente siempre le iba a buscar la vuelta para que no la vea…no tengo ninguna orden de alejamiento ni nada, nunca la maltraté a mi ex ni a mi hija, pero la familia de ella no quiere que la vea”.

ED: Se escucha habitualmente que, si un padre no pasa la cuota alimentaria pierde el derecho de ver a su hijo, ¿esto legalmente es así?

NA: “No, no es así…no vas a encontrar en ningún lado (ley) algo semejante a eso…porque la cuota familiar no va de la mano del derecho del niño de crecer en un entorno familiar sano. Es una realidad que los deberes económicos del no conviviente deben existir, porque por eso tenemos hijos, pero es un derecho del niño de poder establecer un vínculo. Ningún vínculo puede ser obstruido por no pasar cuota…”

El caso Lucio y la Justicia fría

Alonso analizó el caso del pequeño de La Pampa. “…se pueden ver una serie de falencias que pasaron por todos los estadios, desde la familia que lo tenía, los organismos que debieron haber intervenido, en la escuela debió haber habido una señal de alarma…el niño pasó cinco veces con diferentes heridas por hospitales públicos y ellos tienen la obligación de ante la sospecha de maltrato dar intervención a los organismos de la niñez…nunca nadie hizo una intervención…tenemos una Justifica de familia que aplicó la ley fría, en los casos de familia no podés hacer eso, los niños son sujeto de derecho y lo que prima es su interés superior y en eso se debe analizar cada caso en su contexto particular, no una ley lineal tan tajante…la Justicia le negó la tenencia al padre porque supuso que el niño estaba bien con la madre, sin hacer un estudio previo para determinar si eso efectivamente era así…no todos los papás son buenos papás, ni todas las mamás son buenas mamás, no se puede sostener que por el sólo hecho de ser la madre el niño va a estar bien…en noviembre murieron siete niños en manos de sus progenitoras, estadísticamente mueren más niños en manos de sus madres que padres…esto no tiene que verse como algo de géneros, en la asociación tenemos tanto mamás como papás impedidos de contacto, tenemos que dejar las ideologías en brecha afuera y centrarnos en los derechos de los niños”.

ED: ¿Por qué razón un padre puede ser apartado de su hijo?
NA: “De la única manera que un niño no puede tener relación con su progenitor no conviviente es que haya una medida de protección de derechos en donde se prohíba el contacto y el acercamiento, y para que exista eso -en teoría- tiene que haber un riesgo inminente para el niño en su integridad física, psíquica o emocional…lamentablemente hoy tenemos organismos administrativos o judiciales donde es más fácil interponer una medida de prohibición de acercamiento…antes de darle una solución o una medida de protección previa a la desvinculación.
Cuando se comprueba el maltrato fehacientemente obviamente el menor no debe estar en contacto…eso lo apoyamos todos, pero no es la realidad con la que vivimos…hoy un ETI impone una medida de prohibición antes de hacer cualquier tipo de investigación y después estás en el fuero de familia, dos o tres años intentando probar que no sos lo que dicen…”.

“Llevo dos años sin ver a mis hijos”
Exactamente como lo relata Alonso le ocurrió a Julio Olarte, un docente lavallino. En 2016 se separó de la madre de sus hijos, un varón que hoy tiene 14 años y una niña de 7.

La tenencia era compartida, sobre todo cuando a la mujer se le halló un tumor en 2018 y él velaba para que los chicos disfrutaran a su mamá.
El 28 de noviembre de 2019 su excuñada lo denuncia por maltrato ante el ETI de Lavalle y éste estableció una medida de prohibición en el mismo día de la denuncia.

“No hubo pericias, no se investigó nada…cuando fui por primera vez era el peor criminal del mundo, hay trabajadores sociales que no son objetivos, me trataron como lo peor. Yo sé por otros casos que se manejan así en el ETI, en la Justicia se supone que uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario, acá soy culpable hasta que yo lo demuestre, porque la Justicia no va a investigar”.

ETI (Equipo Técnico Interdisciplinario) es el organismo provincial encargado de hacer cumplir la Ley 26.061 de protección integral de menores. En el caso de Lavalle, este es conducido por Gabriela Villegas, a quien intentamos contactar para que diera su versión sobre los dichos de Olarte y otros que han llegado a nuestro conocimiento, pero lamentablemente el viernes por la tarde cuando intentamos el contacto no estaba en su oficina. Esperamos prontamente poder contactarla para que explique bajo qué informes técnicos basan las medidas de prohibición, por ejemplo.

ED: ¿Alguna vez se probó el maltrato?
JO: “Nunca. De hecho, desde la fiscalía misma me dijeron que no había pruebas y por eso no avanzaba eso contra mí. Me mandaron a hacer pericias psicológicas, y las hice, el informe dice que no soy violento, pero ni aún así me devuelven a mis hijos.
Mi ex mujer falleció el 5 de julio de este año, pero en mayo la citaron a declarar y ella dijo que yo soy el papá y que tengo derecho a ver a mis hijos, que los chicos me querían…pero ni aún así”.

Hace unos meses la Justicia le consultó al primogénito de Julio si quería verlo, y el menor respondió afirmativamente. Desde entonces se le permitió, luego de casi dos años, volver a vincularse, aunque esto está lejos de ser lo ideal.

Al hijo de Julio, su familia materna, sólo le permiten ver a su papá tres horas un día a la semana.

Pero hay algo más, esa medida sólo se aplicó para con el varón. O sea, la prohibición de acercamiento sigue vigente con la niña.

“No tiene sentido, es ilógico, es como si dijeran que soy peligroso para uno y para el otro no…sé que a la nena le hablan mal de mí, entonces, si desde los cinco años le viven diciendo que papá es malo obviamente que no va a querer verme, yo pienso que estaría siendo manipulada… lamentablemente la Justicia dice velar por el interés superior del niño, pero muchas veces lo que menos hacen es eso…Hace dos años que sólo soy un cajero automático, nunca les dejé de pasar la cuota ni de pagar el colegio de mis hijos, pero quiero me dejen ser un papá, quiero ayudarles a hacer las tareas, jugar con ellos, llevarlos al médico cuando haga falta, estar para ellos, quiero ser un papá”.

Por último, se le pidió a Julio en la llamada telefónica que, en caso de desearlo, expresara unas palabras para sus hijos. Pero él se quebró en llanto y nos solicitó enviar el siguiente escrito:

“Mis bebés los extraño mucho, mucho más de lo que pensé que podría soportar. Necesito que sepan que papá no los abandonó y menos aún dejó de amarlos. Daría lo que fuera por tenerlos conmigo, besarlos y abrazarlos.
No importa el tiempo que pase sin verlos, siempre los voy a amar y nada ni nadie puede cambiar eso. Por favor hijitos tengan fe y paciencia. Papá ya está llegando, por favor no se desanimen, confíen en mí que pronto volveremos a estar juntos los tres. Ese día les juro que nadie nos volverá a separar, y esa persona nunca más les va a hacer daño.
LOS AMO MUCHÍSIMO Y LOS EXTRAÑO MUCHO MÁS”.

 


  • Comentarios

    Relacionadas