Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

20 diciembre, 2021

Después de la catástrofe en Lavalle, informe de situación

  •   Por Juan Burba
           

Este semana Lavalle vivió una catástrofe sin precedentes desde que se tenga registro y memoria. Una tormenta descomunal, que tuvo su correlato con menos intensidad la noche anterior, se llevó cultivos, techos, árboles, postes eléctricos y lamentablemente una vida.

La tormenta del miércoles a la noche trajo mucha agua, algo de viento y algunos cortes de luz parciales. Pero nadie pensó que lo vivido era sólo el preludio de la fatalidad que llegaría alrededor de las 21 del jueves. Una nube gris fue surcando el cielo en sentido sureste, desde Jocolí hacia Villa Tulumaya, donde descargó toda su furia. Centenares de árboles caídos, decenas de postes de luz, techos volados, derrumbes parciales, agua y granizo a baldazos y un corte de luz generalizado en las zonas afectadas.

En esta nota vamos a intentar comenzar a pasar el limpio la dimensión de esta catástrofe, aunque la información detallada todavía se está relevando y se sabrá en el trascurso de la semana.

Tulumaya y la zona norte bajo riego lo más castigado

«La zona más afectada fue Jocolí, Tres de Mayo, Alto del Olvido, La Palmera, San Francisco, Oscar Mendoza y Villa Tulumaya» informó a El Despertador Carlos Alberti, Director de Integración Territorial de la comuna, quien tiene a cargo la coordinación de las Delegaciones Municipales.

Al cierre de esta edición, en las 4 Delegaciones Municipales de la zona rural afectada (Jocolí, Tres de Mayo, Alto del Olvido y Zona Sur) la comuna ya había asistido a más 1.000 familias que sufrieron, en diferente grado, los efectos del temporal. A ello hay que sumarle a las familias de Villa Tulumaya que acudieron a la Dirección de Desarrollo Humano en busca de contención, donde se asistieron a más de 2000 familias del casco urbano. «Se ayuda con rollos de nylon para los techos dañados, sobre todo por si vuelve a llover en estos días, además colchones y módulos de mercadería» manifestó Alberti. «Los árboles caídos sobre arterias y caminos del departamento fueron más de 150, y quiero aprovechar para agradecer a los vecinos que se acercaron a las Delegaciones, con herramientas, y nos ayudaron de despejar las calles y sacar árboles que estaban caídos sobre casas y el tendido eléctrico»

En la zona urbana fueron más de 30 casas deterioradas por la lluvia, con voladuras de techos, árboles caídos y techos muy afectados por el viento, la lluvia y, sobre todo, el granizo. La postal que caracterizó el viernes en muchos distritos y en Villa Tulumaya fue la de gente sobre los techos arreglándolos como podían o pegando membrana recién comprada en la ferretería más cercana.

Los casos más graves de afectación de viviendas se dieron en la zona rural, donde, en Oscar Mendoza 2 familias tuvieron que ser trasladadas a casas de familiares y en Tres de Mayo una familia tuvo también que ser evacuada. En El Paramillo hay 3 viviendas con derrumbres «dos en estado muy crítico» según informó el funcionario municipal, «además tenemos 3 casas en Jocolí y 5 en Tres de Mayo que están en estado crítico, y las estamos asistiendo».

Alberti aclaró que «los datos son los que hemos podido relevar hasta el momento, no son datos pormenorizados, vamos a elaborar un informe detallado la semana que viene, hemos priorizado las urgencias teniendo en cuenta lo masivo que ha sido, la gravedad de la tormenta y las distancias, con caminos anegados». Finalmente el Director de Delegaciones quiso «agradecer a todos los vecinos y vecinas que han entendido, con solidaridad y empatía, que ante un hecho inaudito y violento, hubo que atender prioridades, y quiero agradecer también a todo el personal municipal que estuvo trabajando con gran compromiso desde la noche misma de la tormenta».

Incluso «esta semana hubo un operativo del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación donde se controles oftalmólógicos y se recetaron más de 1500 anteojos que se entregarán gratuitamente, y para ello no se dejó de trabajar, incluso en los sectores sin luz de llevó un generador para no desaprovechar la presencia de los especialistas».

Ocho mil hectáreas de producción afectadas

«Nunca había visto lo que pasó, los sarmientos de mi parral estaban envueltos con los racimos cortados dentro, como si los agarrara un remolino» manifestó un viticultor cercano a la Villa. Enfrente, el tendal de melones, parecía una cancha de bochas la chacra de otro productor sobre calle San Martín. Esas escenas se reprodujeron por toda la zona afectada.

Promoción Económica espera datos

Desde la comuna nos informan que todavía no tienen datos detallados sobre el daño sobre la producción, que esta semana estarán recibiendo las denuncias y que se contará con el detalle.

Los datos del radar y vientos de 100 km/hora.

En este sentido dialogamos con Martín Cavagnaro, Coordinador de Investigación y Desarrollo de la Dirección de Contingencias Climáticas de la provincia, que nos explicó que «es difícil tener datos muy rápido porque, por la dimensión de la tormenta, hay mucho para relevar». De todas maneras con los datos del radar se pueden estimar los números generales, de esta manera Cavagnaro informó que «la tormenta abarcó unos 17.300 hectáreas productivas entre Lavalle y San Martín». Según los datos del radar, en nuestro departamento las hectáreas afectadas son 8.300, y «suponemos que las pérdidas, en Lavalle, que fue la zona más afectada, son entre en 90 y el 100%, es lo que nos indica una primera recorrida que pudimos hacer».

«Fue una tormenta muy severa, las velocidades del viento estuvieron en el orden de los 80 a los 100 kilómetros por hora, y eso explica tanta caída de árboles, las precipitaciones fueron de entre 20 y 40 milímetros esa noche» precisó Cavagnaro.

El sistema de salud trabajó con denuedo

Según nos informó Roxana Giménez, Directora del Hospital Sícoli, entre la noche de jueves y el viernes se atendieron a más de 30 personas lastimadas, en diferentes grados, por sucesos relacionados a la tormenta, ninguno de extrema gravedad. Giménez también explicó que el Hospital pudo seguir trabajando en relativa normalidad gracias a un generador eléctrico propio que fue el encargado de mantener la cadena de frío de las vacunas, y a otro grupo electrónico provisto por Edemsa, para el resto del desempeño del nosocomio.

Consultamos también a Jésica Mazzeo, Coordinadora del Área de Salud departamental, quien manifestó que en los centros de salud del departamento no hubo que atender a nadie ya que en el horario de la tormenta, el único centro con guardia es el de Costa de Araujo, zona que no fue afectada por el temporal. Mazzeo comunicó que la vacunación Covid (que se realiza en el Polideportivo de Villa Tulumaya) se suspendió viernes, sábado y domingo, debido a las dificultades eléctricas «y esos turnos serán atendidos la semana que viene sin problema». Informó también que como estrategia para ampliar la vacunación se integrarán 5 centros de salud: Tres de Mayo, La Pega, Gustavo André, Jocolí y Costa de Araujo.

El joven fallecido trabajaba en el frigorífico municipal

Vicente Pérez tenía 34 años, y en plena tormenta, que lo sorprendió en moto sobre Ruta 34, llegando a Villa Tulumaya, decidió, junto a su esposa y su pequeña hija, guarecerse debajo de un árbol hasta que pasase el agua. Lamentablemente los vientos huracanados derribaron el árbol que, se suponía, los protegía y Vicente falleció en el instante. Este joven trabajador de nuestro departamento se desempeñaba en el frigorífico municipal. Familiares y amigos los despidieron por las redes con enormes muestras de dolor.


  • Comentarios

    Relacionadas