Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

La región hace escuela

27 mayo, 2022

Quiénes son los que ganan con la Viruela del mono

  •   Por Franco D´Amelio
           

Esta rara enfermedad ha llenado las tapas de los medios mundiales en los últimos días, pero ¿cuál es la verdad detrás de este padecimiento? ¿debemos esperar algo semejante al COVID o estamos muy lejos de eso?

Primero se debe aclarar que esta infección no es nueva, fue descubierta en la década del 50’ y  y ya existen vacunas para ella.

Por otro lado, tal como aseguró Nick Phin, subdirector del Servicio Nacional de Infecciones de la oficina de salud pública de Reino Unido, “es importante enfatizar que la viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y el riesgo para el público en general es muy bajo”.

Michael Head, investigador sénior en salud global de la Universidad de Southampton destaca que, pese a que aún se desconocen algunos aspectos del actual brote, no cree que la población deba temer niveles de contagios como los que se vieron en la pandemia de coronavirus.

“Creo sería muy raro que viéramos más que algunos pocos casos en cada brote. Y, definitivamente, no veremos niveles de transmisión al estilo de la covid”, le dijo a Science Media Centre.

O sea, no es una enfermedad que debería preocuparnos más que la fiebre amarilla (endémica en Brasil) o el dengue.

Pero, ¿entonces por qué tanto espamento en los medios de comunicación? Ahí es donde empiezan los juegos de intereses de las empresas y magnates que están detrás de las grandes cadenas ¿informativas?

Como un comentario al margen, resulta llamativo que este brote de una enfermedad identificada en humanos desde hace 50 años surja justo en el momento donde hay un relajamiento generalizado en torno al COVID-19. De hecho, ¿no es curioso que se le dé tanta trascendencia cuando en 2003 ya hubo un brote de viruela del mono en EEUU? Para pensar…

Los ganadores

Ahora bien, desde que se identificaron los casos en España, Reino Unido y Portugal, el foco se puso desesperadamente en los “salvadores” que fabrican la vacuna (existente desde hace décadas) contra la enfermedad.

Insólitamente existen sólo dos fabricantes de vacunas para la viruela del mono en todo el mundo.

La más conocida es la empresa danesa Bavarian Nordic, cuyos ejecutivos deben en este momento estar dándose un jacuzzi de champán ya que recientemente la compañía firmó un contrato con un país europeo no especificado para producir dosis de su vacuna y esto disparó su cotización en bolsa un 22%.

Paul Chaplin, su CEO, dijo algo contrario al tranquilizador mensaje de las autoridades británicas: «aunque todavía no se han dilucidado todas las circunstancias que rodean a los actuales casos de viruela del mono en Europa, la rapidez con la que han evolucionado, junto con la posibilidad de que se produzcan infecciones más allá del caso inicial sin que se detecten, exige un enfoque rápido y coordinado por parte de las autoridades sanitarias, y nos complace ayudar en esta situación de emergencia», con un incremento exorbitante obviamente que están complacidos.

Pero pasemos al segundo fabricante, la estadounidense Emergent Product Development Gaithersburg, Inc.

Ellos producen la ACAM2000 contra la viruela y afirman que ofrecería cierta inmunidad contra la del mono también, de hecho, con este dispositivo se trató el brote de 2003.

Pero hay algo perturbador con respecto a este fabricante. También se lo conoce como Emergent BioSolutions y recientemente fue responsabilizada por las autoridades del país norteamericano por la contaminación de 15 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Jhonson & Jhonson.

Según la FDA (agencia de medicamentos estadounidense) Emergent no revisó los movimientos de los trabajadores dentro y alrededor de la instalación como una posible fuente de contaminación, y la empresa respondió que “se compromete a trabajar con la FDA y Johnson & Johnson para resolver rápidamente los problemas identificados», según afirmaba el portal especializado Empresas con Salud en abril de 2021.

Ahora bien, hace unos diez días la FDA decidió limitar dicha vacuna de Jhonson & Jhonson aprobada en Argentina por la ANMAT desde 2021. ¿La razón de que la limitaran? Tiene “riesgo de efectos secundarios de coagulación de la sangre potencialmente mortales».

Cabe mencionar que el químico anti COVID producido por este gigante farmacéutico había sido cuestionado desde un primer momento dado que la empresa ya tenía el antecedente de tener 16.000 demandas de cáncer producido por sus productos, dos de ellas con condenas multimillonarias.

Sin embargo, el gobierno de EEUU limpió el nombre de Jhonson & Jhonson responsabilizando a la tercerizada (Emergent) por la contaminación de sus vacunas en 2021 (el mismo producto que a principios de mayo de 2022 reconoció nociva), ¡y hoy recomienda a la misma empresa fabricante para brindar el tratamiento preventivo contra la viruela!

¿Qué se puede concluir de este brote de la viruela del mono? Es una enfermedad que los profesionales consideran poco común y que no representa un riesgo grave para la salud, pero desde las grandes cadenas mediáticas (muchas de ellas propiedad directa o indirecta de farmacéuticas) es un fenómeno “inflado” para impulsar a gobiernos serviles a comprar ingentes cantidades de vacunas.

¿Quiénes son los que ganan? Las mismas empresas que han demostrado no tener escrúpulos en sacar al mercado productos que se venden para la salud del consumidor, pero lo terminan matando. Esos son los que ganan.


  • Comentarios

    Relacionadas