Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

La región hace escuela
Titulos

17 junio, 2022

¿Cómo está la justicia en Lavalle? A pesar del hermetismo, algunos problemas salen a la luz

  •   Por Franco D´Amelio
           

Para analizar la temática, consultamos a fuentes de distinto tipo que por razones institucionales solicitaron reservar sus nombres. Los delitos más denunciados, lo que falta, lo que hay y el rol de la comunidad.

Temporada alta/temporada baja

Para comprender la situación del delito consultamos a fuentes policiales y judiciales y ambas coincidieron en que “es como el clima…cuando hace frío hay menos delitos que entre septiembre y marzo…tiene que ver con que cuando hace calor sale más gente a la calle o lo hace por más tiempo y eso aumenta las posibilidades de robo, por ejemplo. Ahora estamos en temporada baja…

En el caso de Lavalle, al ser un departamento agrícola, en las épocas de cosecha hay mucho flujo de gente y mucha circulación de dinero en efectivo, eso obviamente incrementa las ‘oportunidades’ para los delincuentes”.

Allegados judiciales que solicitaron la reserva de sus nombres aseguraron que en los últimos tiempos ha habido un incremento de denuncias por abuso sexual a menores en el ámbito intrafamiliar.

Al consultar a qué lo atribuían, estuvieron de acuerdo en: “el rol de la escuela, de hecho, muchas veces los padres se enteran de lo que estaba ocurriendo después de que se hizo la denuncia de parte de la institución”.

Por otro lado, afirmaron que “se ven muchísimas estafas virtuales, principalmente con falsas compras por Marketplace, esto tiene que ver con que hay mucha gente en Lavalle que no está familiarizada con la informática, entonces son más vulnerables a este tipo de situaciones”.

Al respecto de qué tan factible es atrapar a los responsables, se comentó: “si son estafadores expertos es muy difícil, hay otros casos donde son muy simples y ‘está servido’, pero lo más importante es concientizar a la gente para que ya no caigan en este tipo de delitos”.

Un tercer dato interesante aportado en la entrevista es el incremento de las denuncias por violencia de género, las cuales principalmente se dan los fines de semana. “Esto puede ser porque en Lavalle se suele trabajar muy arduamente y la gente tiende a usar los días no laborables para darse gustos y tal vez se alcoholizan de más y ahí se dan las situaciones violentas”.

Con respecto a las cámaras de seguridad, un informante judicial comentó que a la hora de aportar para la resolución de delitos: “ayudan mucho, el problema es que Lavalle es sumamente extenso y hay muy pocas cámaras…”

Hubo el caso de un conocido local de comida en Villa Tulumaya que, cansado de los robos, en el último ultraje decidió publicar el video de su cámara de seguridad en su cuenta de Facebook, pero esto habría inhabilitado la pieza fílmica como evidencia.

Los peritos judiciales consultados afirmaron que esto es así porque “si bien puede servir porque algún contacto de las redes puede reconocer al delincuente, si esta publicación se da antes de una rueda de reconocimientos, un abogado defensor podría solicitar la nulidad del video como prueba…por eso es recomendable no publicar hasta antes de ese paso donde testigos tratan de reconocer posibles delincuentes tras un vidrio espejado”. 

 El tema de los recursos

El tema de los recursos es delicado, ya que la necesidad siempre está, pero mencionarlo abiertamente puede ocasionar rispideces puertas adentro de los ministerios.

Sobre este asunto fuentes vinculadas a la investigación de ilícitos dijeron: “en Lavalle hacen falta más personal y recursos del Ministerio de Seguridad, lo que tiene de positivo este departamento es que la mayoría de los delitos graves de robo son cometido por gente que viene del Gran Mendoza e ingresan por la ruta 40 o la 24, principalmente por la 24. Con más efectivos se podrían hacer más operativos cerrojo para atraparlos cuando intentan salir”.

“En la oficina fiscal también haría falta más personal para agilizar la recepción de denuncias. A veces la gente piensa que es como un banco donde sale una persona e inmediatamente, pero no es así. Cada denuncia es una causa y hay que librar medidas para investigar, si no son meros papeles…”

El procurador Alejandro Gullé dijo que estaría dispuesto a ir a Lavalle para charlar con los vecinos, cuando en octubre pasado brindó una entrevista exclusiva a El Despertador. En base a esto se le consultó a  un funcionario judicial si esto efectivamente sería provechoso. Al respecto dijo:

“Sería excelente que hubiese reuniones periódicas de ese tipo, el tema es que, si eso no sale de la coordinación del Ministerio Público Fiscal, o bien de la propia comunidad lavallina, no pasa…”

 


  • Comentarios

    Relacionadas