Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

21 de octubre de 2022

Un puente roto hace 5 años que puede terminar en una desgracia

  •   Por El Despertador
           

Esta semana el colectivo escolar atravesó un puente precario, roto hace más de 5 años, y no arreglado por Vialidad, y no se cayó a un canal de casualidad. En la zona de La Estación, en Jocolí.

Hace más de 5 años que el puente que cruza la hijuela Funes, en la intersección de las calles Quiroga y Costa Canal en Jocolí, se derrumbó. En su momento pasaban gran cantidad de camiones que transportaban áridos, el peso y los años hizo que el puente colapsara. En un principio, las familias de la zona comenzaron a utilizar vías alternativas para llegar a sus hogares. En el lugar, conocido como La Estación, viven mas de 30 familias que se dedican a la producción agropecuaria y el trabajo rural.

Después de un tiempo que nadie arreglaba el puente roto, algunos vecinos y vecinas comenzaron a preguntarse de quién era esa responsabilidad. Algunos decían que era el Departamento General de Irrigación quien tenía que arreglarlo, ya que el puente cruzaba un canal de riego. Hubo quienes, casi por deporte, aseguraban que la Municipalidad debía hacerse cargo. Finalmente pudieron averiguar que la institución responsable de esa arteria rural era la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), y comenzaron las averiguaciones para ver si, finalmente, se podía arreglar. A esa altura de los acontecimientos ya existía sobre el canal un puente peatonal, construido con la buena voluntad de uno de los vecinos, y que era utilizado para pasar caminando (muchas familias tienen sólo ese medio de transporte), en bicicleta, o eventualmente en motos no muy pesadas.

En aquellos momentos Jorge «Chavo» Giménez estaba a cargo de la Seccional Lavalle de la DPV, pero «como del otro lado de la Ruta (Nacional 40) es de Las Heras (hacia el oeste), le correspondía a esa repartición hacerse cargo del arreglo». Buscando y buscando se logró contactar a un tal Fabián Gatica, a cargo de la DPV lasherina. Las respuestas de Gatica a las familias fueron que algún día llegaría el arreglo.

Manuel Suárez, quien vive justo en esa esquina, cansado de esperar una respuesta, y por sus propios medios, construyó un puente para vehículos livianos, con algunos materiales que fue consiguiendo como viejos rieles y durmientes del ferrocarril. Esto fue unos meses antes de la pandemia. Ya habían pasado más de 3 años con el puente destruido. Pura voluntad y empatía por su comunidad, ya que Manuel es peatón, se mueve en bicicleta, y no necesita del puente para llegar a la puerta de su morada.

Así fue que la docena de vehículos que tienen las familias de La Estación comenzaron, muy agradecidas, a transitar por «el puente de Manuel», no sin recordar que debería ser «el puente de Vialidad» y que el estado debe hacerse cargo de sus responsabilidades. Por la comodidad de tener solucionado el problema de manera parcial, los vecinos y las vecinas, perdieron énfasis en sus reclamos hacia Vialidad, pero cada tanto aparecía la conversación en la puerta de la casa o alguna publicación en redes sociales.

Un hecho de junio de este año volvió a prender la alarma. Una camioneta mordió mal el precario puente y se cayó, afortunadamente sin daños que lamentar, ni materiales, ni humanos. Una persona que conoce poco los caminos, y confiando en la solidez de la estructura pasó sin demasiada concentración, y un viejo caño metálico del sistema de agua, evitó que terminara en el fondo del canal.

Y comenzaron de nuevo las preguntas a la institución responsable. Dieron con Cristian Cabral, quien está a cargo de la DPV Lavalle en estos momentos. Cabral ratificó que no es de su jurisprudencia, pero les aseguró que se iba a ocupar, ya que le preocupaba la situación y temía la posibilidad de algún accidente más grave.

Otro hecho ocurrido en la semana que pasó preocupó más todavía a las familias que no veían llegar el arreglo. El colectivo escolar, que traslada estudiantes de la escuela primaria Elías Villanueva de ese distrito, pasó por el puente (hasta el momento lo hacía por caminos alternativos antes mencionados), que no tiene un ancho adecuando para un micro, y seguramente no soporte su peso. El paso del colectivo dobló un fierro que oficiaba de baranda; y levantó y astilló uno de los durmientes. Preocupado, Manuel Suárez, detuvo al chofer para charlar al respecto.

Manuel nos contó que el chofer le dijo que la Municipalidad lo había autorizado, dato que le extrañó sumamente, ya que el servicio de transporte depende de la Dirección General de Escuelas (DGE) y el puente de la DPV. Aseguró también que el chofer le dijo que venía apurado por una eventual demora y que prefería acortar camino.

El Despertador logró contactar a Raúl Medina, segundo Jefe de Zona de la DPV Norte, que nuclea a Lavalle, Las Heras y los departamentos del Gran Mendoza. Medica explicó que «el material para realizar la obra del puente, esta depositado en la Seccional de Lavalle … la armadura y los tableros para el encofrado» y aseguró que «si todo anda bien, comenzamos a trabajar el mes que viene» pidiendo paciencia a los vecinos y las vecinas. Consultado sobre los plazos de la obra una vez comenzada, el Jefe de Vialidad informó que «es un obra que se hace por etapas, si hay agua se debe realizar desvío, luego se arma la armadura de los laterales, los cimientos, luego se llena con hormigón y se deja fraguar de 15 a 20 días, luego viene armar la losa del puente, con la armadura que lleva armar el encofrado y hormigonar, se dejar fraguar para que tome resistencia, hay que calcularle unos 50 a 60 días aproximadamente». La preocupación y el pedido de los vecinos y vecinas, al parecer, va a dar sus frutos.

Si bien la presente nota detalla un puntualísimo caso en nuestro departamento, que afecta sólo a unas 40 familias, para muestra sobra un botón, como dice el dicho. La desidia del estado (en este caso el provincial, a través de la DPV) en sectores que no se ven, donde un arreglo puede esperar más de 5 años, y los propios vecinos reemplazan el rol que el estado debe cumplir, da una idea de las prioridades que tienen. En otros puntos de la provincia, los niveles de mantenimiento, incluso de cuestiones estéticas, que están resueltas, son muy dignas. Y claro, son lugares visibles donde pasa mucha gente y el turismo. ¿Da esto una idea de las miradas que puede tener una gestión?, ¿cómo están los caminos de nuestras comunidades?. Para reflexionar.


  • Comentarios

    Relacionadas