Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

La región hace escuela

27 de octubre de 2022

Lavalle: Nuevas miradas o el reencuentro de la política con la crítica constructiva

  •   Por Leticia Katzer
           

¿Cómo reflexionamos y comunicamos las lógicas de la política lavallina en la actualidad? La ética, la crítica y los medios de comunicación locales.

Es más que evidente que la lógica política contemporánea se está transformando; que los criterios y prácticas políticas tradicionales vienen desestructurándose. De la mano de este proceso, aspectos éticos se vuelven cada más ruidosos a la vez que se va generando cierto clima de ánimo para proponer nuevas miradas y perfiles. Entre estas nuevas miradas están esas que promueven el reencuentro amistoso de la política con la crítica entendida como praxis constructiva, tal cual fue en sus orígenes: así nació la institución política, la «polis», así nacieron las ciudades-estado, en grandes asambleas del pueblo donde primaba la reflexión filosófica, el pensamiento crítico, el cuestionamiento, siendo las bases de la construcción de la vida pública. Hoy, sin embargo, desde algunos sectores políticos sobre todo vinculados a ciertos espacios del equipo de gobierno actual (y aquí quiero enfatizar la palabra «ciertos espacios» porque el municipio no es una entidad uniforme; hay distintas áreas, jerarquías y maneras de ser-hacer que no son universalizables), hay una gran reticencia a la «crítica», confundiendo su sentido constructivo con toda una serie de atributos que la descalifican, la obturan y la transforman en su opuesto negativo. Y en esto: ¿Qué rol cumplen los medios de comunicación lavallinos? ¿Qué mensajes transmiten a la sociedad lavallina? ¿Qué intereses representan?

Hace unos días atrás la periodista del espacio Lavalle on-line me realizó una nota donde expresó dos afirmaciones – y que resuenan bastante en ciertas voces cercanas al entorno del equipo de gobierno municipal- que me llamaron poderosamente la atención: 1) «veo que estás enojada, hay enojo de tu parte» 2) «el equipo de gobierno municipal te dio una oportunidad». Por supuesto que de inmediato respondí que en absoluto se trataba de enojo y que habría que preguntarse qué entendemos por «dar una oportunidad». Aquí me gustaría explayarme un poco más.

Frase 1: «veo que estás enojada, hay enojo de tu parte». La palabra «enojo» desvía, desorienta y saca del eje el planteo crítico, que es un planteo de construcción colectiva que en nuestro caso puso de manifiesto con hechos y datos concretos acciones y experiencias que han hecho daño a proyectos dirigidos a la comunidad; que han puesto de manifiesto cuestionamientos a mañas y conductas políticas antiéticas que en estos tiempos ya resultan inaceptables. «Enojo» tiene que ver con una emoción personal, entonces bajo el rótulo de «enojo» se desvía el eje del planteo a algo que se atribuye a una emoción personal, desestimando, descalificando, distorsionando la potencialidad de la crítica por esencia social. Para estos criterios, cualquier crítica significa entonces que «estás enojado». Esto de alguna manera se vuelve una maniobra mediática para manipular la opinión pública y no promover el pensamiento crítico sobre prácticas que deben ser revisadas. Vuelvo a insistir, el enojo es una emoción personal, subjetiva; en cambio la crítica, tiene una función social esencial. Y algo más: ¿Quiénes son los que están enojados realmente? ¿Acaso no parecen ser «ellos» los que están enojados, los que al recibir una crítica se enojan? ¿Acaso no les enoja que existan otras opciones políticas dentro del peronismo lavallino? Cuando uno los cruza, sus rostros manifiestan enojo. En Psicoanálisis hay una palabra que se denomina «proyección» que significa atribuirle algo propio al otro.
Frase 2: «El equipo de gobierno municipal te dio una oportunidad». Si esta afirmación viene de la órbita municipal, es una afirmación cínica e irrespetuosa. ¿Y si damos vuelta la afirmación? ¿Acaso no les di yo una oportunidad a «ellos» de hacer algo distinto, de otra manera, con mucho esfuerzo y escasos recursos y la desaprovecharon? Desde el primer momento que les acerqué la propuesta, la burocratizaron, la obstacularizaron e impidieron que pudiera avanzarse. Podría dar numerosos ejemplos con numerosas pruebas y testigos (que no lo voy a hacer por discreción) de cómo pusieron trabas para que el proyecto avance y se concrete.

Por último, quisiera hacer referencia a algunas apreciaciones que son bastante frecuentes en algunos medios y referentes políticos locales y es en relación al peso que se le da al «encuadre provincial». Mucho se pregunta y se habla «¿con quién estás en provincia, con quién te cuadrás?» y poco lugar se deja a hablar sobre qué proyectos concretos proyectamos para Lavalle, cuál es la construcción local. En ciertas voces, o podríamos decir, «mitos», parece que el «peso», la «fuerza» te lo da «con quién estás en provincia», con una «supuesta estructura» que viene de afuera y se impone. En este marco, una nota reciente de Periódico Dignidad sostuvo «Leticia Katzer está fuera de proyecto Lavalle y del righismo y no está claro si tiene referentes a nivel provincial en el peronismo, que es por donde está decidida a participar». A esto respondemos que por supuesto que está claro, que tenemos referentes a nivel provincial; que hayamos pactado (de manera conjunta) mantenerlos en reserva no significa que no lo tengamos claro ni que esos vínculos sean inexistentes. Todo lo contrario. Cabe agregar que en política hay figuras visibles y operadores invisibles; éstos últimos las más de las veces son los que orquestan toda la dinámica política. En lo que a vínculos políticos compete, se construye mucho más y más sanamente a puertas cerradas y desde el silencio público, que con las fotos que se hacen públicas. Cualquiera se saca y publica una foto con cualquiera, cualquiera puede hacer públicos apoyos a figuras potenciales provinciales y puede mostrarse con «abundantes contactos a nivel provincial». No es nuestro caso. Nosotros pactamos mantenerlos en reserva. Lo consideramos más saludable, prudente y cuidadoso. Además pregunto: ¿hay algún/a dirigente del peronismo provincial que haya pronunciado públicamente su apoyo o preferencia por alguna de las precandidaturas lavallinas en particular?

Por otro lado, y ligado a lo anterior, apostamos a una nueva forma de construcción política de encuadre local, de abajo hacia arriba, «desde el llano», con la gente, con autonomía, con peso propio singular. Por ello, nosotros, «Transformar Lavalle» es una construcción local, es lavallina. Ponemos todo nuestro tiempo, nuestra fuerza, nuestras articulaciones institucionales, nuestro amor en ofrecer a lavallinos y lavallinas un perfil político y una propuesta de gestión propia, local, sin colgarnos ni aprovecharnos de ninguna estructura externa.

Gestionamos recursos, generamos y concretamos proyectos nuevos, todo con mucho esfuerzo y sin apoyo oficial local. Y lo central, priorizamos estar cerca de la gente.

Quiero terminar esta nota afirmando que no hay que tenerle miedo a la crítica (esta entendida como forma de producir obras); que es dañino confundir crítica con enojo o resentimiento. Anular la crítica es fomentar la soberbia. La soberbia empobrece, impide crecer. Ser crítico no es ser enemigo; todo lo contrario: la crítica es la posibilidad, la única posibilidad de crecer, ser mejores y de construir una sociedad mejor. Con el mismo ímpetu quiero resaltar que crecer de manera sensata y real, es mostrar peso propio, sin colgarse a paraguas ajenos de «arriba». Transformar Lavalle tiene fuerza propia y no se cuelga de nadie.

Nos sentimos orgullosos de ello.

La autora es precandidata a intendenta de Lavalle

Espacio político Transformar Lavalle

Investigadora de CONICET

Presidenta de fundación Vincular


  • Comentarios

    Relacionadas