Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Arte y Parte

15 noviembre, 2022

Literatura en Lavalle: María Ester Gallá “balbucea” su historia

  •   Por El Despertador
           

Por Matías Chema Guardia

Más cuando está lleno de magia, historias, mundos fantásticos, dónde el lector puede saborear cada página, sí, en este artículo vamos a hablar de un nuevo libro que nace en el departamento de Lavalle.

La celebración de este nuevo nacimiento tuvo fecha el 11 de noviembre y la cita fue en la Casa de la Cultura Juanita Vera por la tarde.

La protagonista de esta historia tiene nombre y apellido: estamos hablando de María Ester Gaya que muy emocionada dio su primer paso en el ámbito de la escritura presentó su primer libro que se llama “Balbuceando mi historia”.

Muy emocionada ella, estuvo acompañada de sus afectos, entre ellos, sus hijos, nietos, compañeras del secundario como así también del trabajo.

Marite, su seudónimo en la jerga de la literatura tiene un aura muy especial, caracterizada por el amor, un reflejo en su obra, dónde narra cada paso de su vida, sus raíces que cuenta en cada línea, cada anécdota vivida.

Sin lugar a dudas personas muy cercanas a ella, expresaron su deseo permanente de escribir un libro. Siempre expresaba ese sentir, ese sueño que hoy se convierte en realidad.

María Ester muy humilde (otra de sus características), impulsa a la generación más joven a que se animen a escribir, a plasmar en simples palabras sus sentimientos.

Conociendo un poco más a la autora de “Balbuceando mi historia”, ha dejado una enorme huella en su trayectoria laboral. Se desempeñó en el Instituto Nuestra Señora del Rosario de nuestro departamento, comenzó a los 20 años como preceptora de la institución, luego como profesora de formación cristiana y bibliotecaria. Estuvo 15 años aproximadamente como secretaria del colegio, trabajó prácticamente toda su vida en esa institución educativa hasta los 57 años.

Hasta que el colapso del sistema abrumador en ocasiones le dejó tiempo libre para su pasión, las letras, las poesías, el crear a través del arte de la escritura.

Grandes enseñanzas nos deja Marité, y una de esas, es que la vida no acaba a los 30 o 40 años, los sueños no tienen tiempo de caducidad, se cumplen y no tienen límites de edad.

Otro dato de color es que hubo música en la presentación, llantos y emociones por parte de su público. La gente la acompañó, estuvo con la protagonista de esta gran historia que la define como un “Balbuceo”.

Cerró la jornada un brindis muy amoroso.

 

 


  • Comentarios

    Relacionadas