Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

De viaje por el mundo

5 diciembre, 2023

Israel amplió su ofensiva sobre Gaza y crece la preocupación internacional por los muertos civiles

  •   Por Telam
           
El Ejército israelí extendió hoy su ofensiva contra Hamas con nuevos bombardeos sobre la Franja de Gaza, mientras crece la preocupación internacional por el creciente número de muertes de civiles palestinos en el conflicto, desatado por los ataques del movimiento islamista en Israel de principios de octubre.

Con el fin de la tregua de una semana, el último viernes, los combates entre Hamas y soldados israelíes se reanudaron con fuerza, así como el lanzamiento de cohetes hacia Israel y los bombardeos aéreos contra el territorio palestino.

El Ejército israelí reportó ayer una andanada de cohetes lanzados desde Gaza a Israel, que en su mayoría fueron interceptados.

El Gobierno de Hamas en Gaza y la agencia de noticias palestina Wafa indicaron que la entrada al Hospital Kamal Adwan en la localidad de Jabaliya, en el norte del territorio, fue alcanzada por un ataque.

Varias personas murieron en el sitio, según Wafa, mientras Hamas acusó a Israel de una «grave violación» del derecho humanitario.

El Ejército israelí no hizo comentarios del supuesto ataque.

Israel asegura que Hamas utiliza los hospitales y otras infraestructuras civiles con fines militares, algo que el grupo islamista niega.

«Las fuerzas israelíes continúan expandiendo su operación terrestre contra los principales frentes de Hamas en la Franja de Gaza», declaró el portavoz militar israelí Daniel Hagari.

«Donde haya un bastión de Hamas, allí operan las tropas», agregó Hagari anoche.

Desde Gaza, la presidenta del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Mirjana Spoljaric, denunció que allí el sufrimiento de la población es «intolerable» y renovó el llamado para que la ayuda humanitaria «pueda ingresar sin obstáculos».

«Llegué a Gaza, donde el sufrimiento de la población es intolerable. Reitero nuestro llamado urgente para que los civiles sean protegidos de conformidad con las leyes de la guerra y para que la ayuda pueda ingresar sin obstáculos», dijo Spoljaric en la red social X (antes Twitter).

«Los rehenes deben ser liberados y se debe permitir que el CICR los visite con total seguridad», añadió, informó la agencia de noticias AFP.

En el mismo sentido, el coordinador de Emergencias de Médicos sin Fronteras (MSF) en la Franja de Gaza, Nicholas Papachrysostomou, afirmó hoy que el personal médico gazatí está desbordado y que la ONG tuvo que cerrar dos clínicas de atención primaria por órdenes de evacuación por los constantes bombardeos israelíes tras el fin de la tregua.

En una de esas dos clínicas la ONG atendió a 1.800 paciente en siete días; más de la mitad eran desplazados por el conflicto y uno de cada cinco eran menores de cinco años.

Papachrysostomou aseveró que la operación terrestre en Jan Yunis es «una realidad» y que los combates en la zona han triplicado la densidad de población del sur debido a los desplazamientos.

«No puede continuar así», dijo, e hizo un llamamiento a un alto el fuego duradero para la entrega de ayuda humanitaria.

Cerca de 1,9 millones de personas han tenido que abandonar sus hogares en la Franja de Gaza desde el inicio de la ofensiva militar israelí y, de ellas, alrededor de 1,2 millones recalaron en instalaciones de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos en Oriente Próximo (UNRWA).

Israel aseguró que va a continuar con la guerra hasta aplastar a Hamas como represalia por sus ataques del 7 de octubre, que dejaron unos 1.200 muertos, en su mayoría civiles, y 240 secuestrados, incluyendo una veintena de argentinos.

El Ministerio de Salud de Gaza dice que más de 15.800 personas han muerto en el territorio desde esa fecha, y que más de la mitad son mujeres y niños.

Bajo una tregua mediada por Qatar, con apoyo de Egipto y Estados Unidos, 80 rehenes israelíes fueron liberados a cambio de la salida de 240 presos palestinos.

Más de una veintena adicional de rehenes también fue liberada de Gaza, en su mayoría tailandeses radicados en Israel, por afuera del acuerdo de tregua.

Los combates se reanudaron el viernes pasado entre las dos partes al vencerse el alto el fuego sin un acuerdo para extenderlo, pese a la presión internacional.

Hace dos días, la oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu anunció que negociadores israelíes se retiraron de Qatar «tras un impasse en las negociaciones» para renovar la tregua.

Con 137 rehenes aún en Gaza, según el Ejército israelí, Hamas ha descartado nuevas liberaciones hasta que se acuerde un alto el fuego permanente.

Las fuerzas israelíes indicaron ayer que habían realizado unos 10.000 bombardeos aéreos desde el inicio de la guerra.

«En las últimas horas, solo 316 muertos y 664 heridos han sido rescatados de los escombros y llevados al hospital, pero muchos más continúan bajo los escombros», aseguró en un comunicado Ashraf al Qudra, portavoz del Ministerio de Salud de Hamas.

El creciente saldo de muertos en Gaza aumentó la consternación internacional sobre la conducta de Israel en la ofensiva para desmantelar a Hamas.

Los hospitales del sur de Gaza estaban desbordados de muertos y heridos, algunos gritando de dolor.

«Me estoy quedando sin formas de describir los horrores que viven los niños aquí», expresó James Elder, portavoz de la agencia de la ONU para la niñez (Unicef) en un video grabado en el hospital Nasser en la sureña Khan Yunis.

«Este es el peor bombardeo en la guerra ahora en el sur de Gaza. Estoy viendo bajas masivas de niños», agregó en el video subido en X, antes Twitter.

Estados Unidos, que brinda a Israel miles de millones de dólares anuales en asistencia militar, ha intensificado los llamados a proteger los civiles en Gaza.

«Demasiados palestinos inocentes han muerto», declaró la vicepresidente Kamala Harris a los periodistas en la cumbre climática COP28 en Dubai, el fin de semana.

Eylon Levy, portavoz del Gobierno israelí, culpó a Hamas de las muertes, al señalar que las víctimas «estarían vivas» si el grupo islamista no hubiera realizado los ataques del 7 de octubre.

En este contexto, Israel elevó el nivel de alerta de viaje para sus ciudadanos en 80 países, incluidos la Argentina y Brasil, debido a un aumento de los esfuerzos de Irán y sus apoderados para dañar objetivos israelíes y judíos en todo el mundo a raíz de la guerra contra Hamas en la Franja de Gaza.

La medida del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) israelí, que se informó en un comunicado oficial del organismo, alcanza a casi toda Europa Occidental y Sudamérica, así como Australia, Rusia, África y Asia Central.

«Desde el comienzo de la guerra, hemos detectado un aumento de los esfuerzos de Irán y sus apoderados, incluidas las facciones de Hamas y la Yihad Global, para dañar objetivos israelíes y judíos en todo el mundo. Al mismo tiempo, se está produciendo un aumento constante y significativo de la incitación, los intentos de atentado y las manifestaciones de antisemitismo en muchos países», dijo CSN al explicar las razones de la medida.

Por otra parte, en una sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en Ginebra, representantes israelíes y palestinos se acusaron hoy mutuamente de «genocidio», en relación con la guerra en la Franja de Gaza.

«Los ataques (perpetrados por) Hamás el 7 de octubre estuvieron motivados por una ideología genocida», declaró Yeela Cytrin, consejera jurídica de la misión israelí en Ginebra, ante los diplomáticos reunidos en la sede europea de la ONU.

La representante palestina Dima Asfour afirmó por su parte que «la catástrofe de origen humana» resultante de los bombardeos masivos y de la ofensiva terrestre del ejército israelí en la Franja de Gaza eran «un caso de genocidio de manual».

Las acusaciones se producen en vísperas del 75º aniversario de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, adoptada por la Asamblea General de la ONU el 9 de diciembre de 1948.


  • Comentarios

    Relacionadas