Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

8 febrero, 2024

Una ola de robos sacude a Villa Tulumaya

  •   Por El Despertador
           

Una ola de robos se produjo en las dos últimas semanas en la zona de Villa Tulumaya con características extorsivas, que hasta ahora no ha dejado ni un detenido, aunque muchos saben de quienes se trataría.

Desde hace por lo menos dos semanas los barrios populares de la zona este sufren una ola de robos a viviendas y personas de los barrios Tupac, Belgrano y El Palmeral. Varios testigos y damnificados se comunicaron con El Despertador para plantear sus padecimientos y el temor que hay de esta bandita que opera en las inmediaciones de la zona.

Así, en solo cinco días, vecinos de esos barrios sufrieron robos de bicicletas, motos, sillones, herramientas de trabajo, garrafas de gas y otras cuestiones que ya colmaron la paciencia de los vecinos y las vecinas de dichos lugares. Fundamentalmente, porque todos conocen, de quiénes se trata y donde viven. Mencionan que los ladrones son de zonas cercanas y están cebados porque nadie todavía los atrapa.

Caso testigo

En la madrugada del sábado 20 de enero una familia residente en el barrio Tupac Amaru colindante a El Palmeral sufrió la sustracción de una moto del patio de su casa.

Recién al mediodía del sábado la familia se percató del hecho y en simultáneo, mientras uno de los residentes daba aviso al 911 el otro se dirigió a la Oficina Fiscal n°7.

Mientras el denunciante se hallaba en el establecimiento ubicado en calle San Martín y Belgrano de la ciudad cabecera lavallina, comenzó a recibir mensajes telefónicos de vecinos que lo alertaban sobre quiénes serían los delincuentes.

Uno de ellos fue muy explícito, según destaca el testimonio de la víctima cuya identidad preferimos reservar: «me llegó un mensaje diciendo que a un vecino se la habían ido a ofrecer a la mañana y él les reclamó (porque reconoció a quién pertenecía)».

Cuando intentó aportar este y otros datos semejantes en su denuncia, la auxiliar judicial se habría negado aduciendo que eso en todo caso debía hablarlo con la Policía de Investigaciones y que debía aportar pruebas para incluirlos en la denuncia.

«Les expliqué que la gente me quiere dar una mano, pero tampoco quiere meterse en un lío, porque son de la zona», dijo el denunciante.
«Me dijeron que tenía que esperar que me entrevistaran los de Investigaciones», añadió el damnificado quien al viernes 26 aún no era convocado por el cuerpo policial.

Sobre las sospechas

Distintos informantes han mencionado a dos jóvenes como aparentes autores de los múltiples delitos acontecidos en las últimas semanas. «Están cebados porque no los han agarrado, se sienten impunes», dijo una entrevistada.

Todo apunta a dos hermanos, uno de ellos mayor de edad y otro menor, miembros de una familia bien conocida en el barrio El Palmeral. De hecho, al momento que el patrullero acudiera al domicilio donde ocurrió el hurto de la moto, los mismos uniformados dieron a entender que ya tenían en la mira a estos sospechosos.

Extorsiones

Estando los agentes policiales en el domicilio invadido en el barrio Tupac, la dueña de casa recibió un llamado en el que le habrían solicitado $70.000 para recuperar el vehículo (cosa a la que la familia se negó rotundamente por el mismo consejo policial). Testigos habrían visto en el mismo día de la denuncia a uno de los sospechosos deambular por la esquina de la casa hurtada esa madrugada moviéndose con aparente soltura.

Hechos a una cuadra de la comisaría

El viernes por la noche se produjo otro hecho de violencia, pero esta vez a una cuadra de la comisaría departamental. Dos sujetos entraron violentamente a una casa trepándose por un portón y encañonaron a la familia sustrajéndole dinero y celulares.

Los sujetos encerraron a la familia en una habitación y se escaparon por el mismo portón.

¿Qué pasa en Lavalle?

No es la primera vez que tratamos este tema, pero a cada día que pasa parece agudizarse. Hay algo que no está funcionando o álguienes. No se trata de echar culpas sobre ninguno en particular, y tampoco conforma la idea de «Lavalle ya no es como era antes». Aunque lo desmientan una y mil veces los comisarios que se dedican a hacer politiquería o los funcionarios que se dedican a sobreargumentar.

La realidad es que, en varios episodios la policía acudió caminando o en bicicleta. Se toman en el momento denuncias que luego deben ser ratificadas ante los investigadores y posteriormente, dependiendo la hora del hecho, ratificarse en la fiscalía. No es menester entrar en detalles, porque no hemos podido dialogar con el ayudante de fiscal, pero lo cierto es que la justicia debe actuar con mayor celeridad y la política brindar mayor presupuesto a la policía que hoy carece. De hecho, en Lavalle la investigación, según fuentes extraoficiales es un investigador para todo el departamento. Sin movilidad.

Así, es difícil.


  • Comentarios

    Relacionadas