Despertador Online

de

del

Nuevo régimen para monotributistas: cómo nos afectará

Por Franco D´Amelio

Compartir

septiembre 17, 2013

Luego del anuncio presidencial de la semana pasada sobre los cambios en los montos máximos para las categorías del monotributo  más de 2,25 millones de argentinos son beneficiados. En esta nota te contamos cómo con la opinión de un especialista.

plata

 

 

El miércoles de la semana pasada la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en el Salón de las Mujeres Argentinas de la Casa Rosada la duplicación de los montos de facturación máxima para las distintas categorías del régimen simplificado para pequeños contribuyentes (monotributistas). Las declaraciones presidenciales tuvieron lugar la tercera reunión que la mandataria nacional mantuvo con máximos representantes de distintos rubros empresariales y personal vinculado a gremios. La nueva normativa reglamentada por la Resolución General N° 3.529 beneficiará a  2.250.338 monotributistas según lo informó el titular de la AFIP Ricardo Echegaray en aquella ocasión.

  A partir de estos cambios los montos máximos que rigen cada categoría del monotributo se duplicaron, de manera que aquellos que pertenecían a la categoría mínima (monotributista social o B) podrán seguir haciéndolo hasta llegar a una facturación de $48000 anuales  o $4000 mensuales. En el caso de las categorías límite del régimen monotributista los topes se ampliaron a $400 mil para los prestadores de servicios y a $600 mil para los vendedores de bienes muebles.

No todo cambia…por suerte

  Un aspecto sumamente importante de la modificación en el régimen de categorías para el monotributista es aunque hayan aumentado al doble los montos de facturación máximos los valores de los pagos mensuales por categoría no han  sido alterados. Esto significa que en algunos casos incluso –para quienes dados los nuevos cambios desciendan de categoría- pagarán menos impuestos que antes.

  Algo a tener en cuenta es también que para quienes estaban inscriptos en el régimen general porque superaban los $200 mil pesos de facturación anual para servicios o $300 mil para vendedores de productos muebles podrán volver a al régimen monotributista hasta fin de mes como caso excepcional. En tanto quienes ya están dentro de dicho régimen y requieran cambiar de categoría deberán hacerlo hasta el 20 de este mes.

  Sin embargo desde AFIP se aclara que si bien el monto de facturación anual es una variable importante para determinar qué tipo de monotributista se es, también lo son la cantidad de empleados, la superficie ocupada en el local, los alquileres de los mismos y el consumo eléctrico anual. Estos criterios reglamentan la pertenencia a una u otra clasificación tributaria.

  Según los datos proporcionados por la agencia de noticias Télam Echegaray aseguró que gracias al entrecruzamiento de datos generados por la AFIP  se pudo distinguir entre los “monotributistas puros que no tienen otra actividad y los trabajadores en relación de dependencia que además tienen un comercio o una actividad por la cual se inscribieron en el régimen (monotributista)”.  De los 2,2 millones de personas inscriptas en el monotributo, 1,5 millones son “monotributistas puros” y otros 740.000 son trabajadores en relación de dependencia que además están inscriptos en el régimen.

  Del total de monotributistas a nivel nacional la mayor parte se concentra en la provincia de Bs As. conun 34% (762.878 ) mientras que Capital Federal le sigue con un 17% (384.283 inscriptos). Luego siguen Córdoba y Santa Fé mientras que la provincia de Mendoza se encuentra en quinto lugar a nivel nacional.

  La medida tomada por la presidenta en conjunto con Ricardo Echegaray representa ya un alivio para millones de argentinos cuyos aumentos de facturación ya sea por el crecimiento de su actividad o por los índices inflacionarios estaban rozando límites de categorías superiores e incluso siendo llevados a inscribirse en el régimen general de contribuyentes. Al respecto de lo dicho por el responsable de AFIP se le consultó al mendocino Lic. en Economía Nicolás Ramírez sobre el tema y éste dijo lo siguiente:

“Desde mi punto de vista profesional, la modificación al régimen era necesaria, ya que los valores eran obsoletos, pero se debe generar un sistema que actualice dichos valores en forma automática, siguiendo, por ejemplo, un criterio similar a la evolución de los salarios del sector privado…“

  El licenciado Ramírez también se refirió a la situación en la que estaban muchos monotributistas previo a las modificaciones desarrolladas desde el gobierno nacional “…con una inflación anual promedio de entre el 20%-25%, quienes venden bienes o servicios, se veían en la necesidad de ir actualizando sus precios. Esto causaba que cada vez más contribuyentes superaran los montos máximos de facturación, generando su exclusión de dicho régimen…Dada su inmovilidad desde 2010, iban generando hacia el contribuyente un incentivo a sub declarar su actividad, para evitar que lo facturado excediera el mencionado tope Con la duplicación de dichos montos…se hace más factible la permanencia en el mencionado régimen.”

  Por último declaró en referencia a nuestro contexto provincial: “Para el contribuyente local, el beneficio es incluso mayor, dado que el costo de vida (y, por consiguiente, la evolución de los precios) es menor que en Buenos Aires, lo que genera que, ante similares niveles de actividad, el nivel facturado sea menor, y por consiguiente, las posibilidades de permanencia en el régimen sean mayores.”

  En Lavalle la situación afecta a una cantidad singular de monotributistas, ya que alrededor del 80% de los comerciantes y empresarios revisten en esa forma.

  En esa lógica, la contadora Mirta Gillio, consultada por este medio, sostuvo que “la verdad es que esta medida vino a aliviar mucho a los monotributistas, ya que desde el año 2010 no se revisaba la norma, y de seguir así, la mayoría de los comerciantes iba a tener que cambiarse a responsable inscripto”.

 

 


Comentarios

Mas Noticias