Despertador Online

de

del

¿El municipio de Lavalle está comprometido en sus cuentas públicas?

Por El Despertador

Compartir

9 noviembre, 2015

El intendente Righi no se ha cansado de repetir, que las cuentas de la comuna están ordenadas, y están bien. En la entrevista que le hiciera El Despertador la semana pasada, si bien admitió una deuda de la provincia, nunca lo hizo en términos catastróficos, ni mucho menos. En todo caso, sí preocupado, por las cuentas en general, pero nunca pensando en una crisis tal, que no permitiera pagar los sueldos de noviembre.

descarga

Números y demás

El municipio recibe en concepto de coparticipación 14 millones de pesos por mes del estado provincial, que al mes de setiembre sumaban, 122 millones. De ese monto, alrededor de 8.5 millones de pesos van destinados a pagar salarios de los empleados, por mes. En ese sentido, y a todas luces, Lavalle, como casi todos los municipios, tiene ahorros a plazo fijo que superan con creces el mes. El caso de Lavalle no es el único, municipios como Godoy Cruz para dar un ejemplo, también tienen plazos fijos en bancos mendocinos. Con una tasa cercana al 20% anual, es lógico, que ningún municipio quiera tocar sus fondos para pago de salarios y prefieran “invertirlos” financieramente.

Lavalle tiene en ese sentido, más de 10 millones de pesos a cubierto, y cero deuda, (es uno de los cinco municipios que no tiene) que sirve para eventualidades y para capitalizarse, o adelantarse a certificaciones, cuando de obras se trata.

También es cierto, que en reunión con los popes del sindicalismo municipal, les garantizó los salarios de diciembre y su respectivo aguinaldo.

En ese sentido, propios y extraños entendieron bastante poco, que quiso decir el intendente, en una nota del viernes en MDZ online, donde aparecía Lavalle, como otro municipio justicialista al borde la crisis. También, y siguiendo el artículo aparecido en dicha publicación online, Righi sostenía que “dudaba del próximo salario”.

Dos problemas, ninguna solución

Para Righi, hoy por hoy, sus problemas tienen nombre y apellido. Uno es Pérez, con la deuda de 10 millones de pesos que tiene, y que es un obstáculo para la venida de Scioli, y el otro es Cornejo, con el cual tiene una desconfianza manifiesta.

En esa lógica, el problema de la deuda impaga es hoy de Pérez, pero el mes que viene será de Cornejo, por lo cual, es también una forma de “marcar la cancha”, no ya al que se va, sino al que viene. Es lo único que uno puede discernir de lo publicado por MDZ, que no es obligatorio que lo haya dicho el intendente.

¿Y los medios?

Los medios del establishment buscan “sangre”, al decir de un sociólogo amigo. Righi habría dicho, versiones no confirmadas por este medio, que el medio de comunicación había exagerado, y que no era lo que realmente había dicho. Este acto de ingenuidad, en una Argentina, y una Mendoza, cargada de operaciones mediáticas, fue realmente un error enorme, puesto que pone en duda, a una comuna, que hasta hace una semana, se vanagloriaba de ser “límpida y pura”.

Si hace una semana, era el mejor administrador de todos los justicialistas, y uno de los mejores de Mendoza, entonces ahora, ¿cómo se entiende al borde de la crisis? La verdad, es que debe haber sido una entrevista bastante bizarra. Pues sí lo que quería perseguir era “marcar la cancha a otros, se terminó “poniendo límites en su construcción futura”. Esta falla, fue producto de la “mala leche” de algunos medios, que “hoy te dan prensa, y mañana te marcan la agenda”, y de cierta ingenuidad de pensar que los medios en Mendoza “son neutrales”.

Finalmente

Cabe remarcar, que al justicialismo le han quedado pocos referentes en la provincia que tengan cierta credibilidad, y Righi formaba parte del lote. En realidad lo sigue formando, porque por ahora, y hasta que termine el gobierno justicialista, no habrá riesgo de pago de salarios en la comuna. Más bien está claro, que es una forma de prevenirse y prevenir al resto, de lo que puede venir, si el próximo gobierno provincial decide “ahogar” al municipio lavallino. Pero el momento tal vez extemporáneo en el que lo planteó no hace más que poner incertidumbre a un proceso con demasiada incertidumbre.

El justicialismo necesita, aunque sea, algunas certezas, y una de esas, es que los pocos municipios que hoy quedan en manos del peronismo, puedan generar los mínimos resortes que permitan pensar en renovar figuras y profundizar un programa, acorde a los tiempos que vienen. Righi puede jugar un papel importante en esos tiempos. Pero sólo podrá hacerlo, superando esa visión mundana de la realidad mendocina, repleta de caníbales.

El tiempo dirá.


Comentarios

Mas Noticias