Despertador Online

de

del

Locales


25 enero, 2016

¿Hacia donde van los ahorros municipales?

  •   Por El Despertador

           

Percibiendo, que el gobierno nacional, de rompe y raja se convirtió en un gobierno de lo más unitario, la pregunta por el Fondo Federal Solidario (fondo de la soja), hoy es más inquietante que nunca. Con la baja de las retenciones en un 5% para este año, pero proyectado, un 15% al terminar el mandato presidencial, nuevamente la pregunta que se hacen en el interior del municipio lavallino es: ¿cuánto se perderá en función de la inflación y la baja de las retenciones a la soja específicamente, que es el recurso que se utilizaba en este fondo?

Por ahora, los sectores políticos del municipio aparecen preocupados, por una posible baja en el Fondo Solidario, sin embargo, uno de los contables de la comuna descubrió, que por efectos de la devaluación, la cuenta podría ser completamente diferente.
Los números dicen que en el año 2014, el municipio lavallino recibió en ese concepto, $3.644.913, mientras que en el 2015, con una menor liquidación de divisas, por parte del complejo agroexportador, esa cuenta se multiplicó casi por dos, siendo la suma recibida hasta el mes de octubre de $6.688.246, una 90% más que la del año anterior. Eso significa que el monto recibido por la comuna, fue muy superior al de la inflación, por lo menos en un 60%, por encima de la misma.

Para este año, si la decisión política continúa con la intención de mantener el Fondo Solidario, el monto también debería aumentar. El problema será saber, cuánto le vendrá al departamento.

En ese sentido, el efecto “positivo de la devaluación” sería que al liquidar un dólar al 30%, pero con un valor de $9,70, es menor dinero, que un dólar al 30%, pero con un valor de $14. Esto significaría un aumento considerable del FONDO.

Sin embargo, a perder cualquier ingenuidad en materia de distribución equitativa y reparto.

Dos medidas más que polémicas

La derogación del decreto que reconocía a las provincias, la devolución del 15% de los fondos de la Anses y que les pertenecían, fueron la primera señal de alerta del gobierno provincial que había prometido recurrir a la corte Suprema si eso sucedía. Finalmente, envió un escrito pidiendo que en 6 meses se le devolviera esa masa coparticipable. La Nación le respondió de manera muy sencilla: elevó la transferencia de dinero a la Ciudad de Buenos Aires (CABA), del 1,4% al 3,7%, aduciendo el traspaso de la Policía Federal. Esto motivó un aireado reclamo de los propios radicales en el gobierno provincial.

Volviendo a la alerta amarilla

Las tres decisiones fundamentales que definen el destino del Fondo de la Soja son: la continuidad del mismo. El aumento de la partida por sobre la inflación, que en el municipio suponen que debe rondar el 40%. Y un aumento extraordinario como sucedió entre el 2014 y el 2015.
Mucho escribir, pero ¿para qué sirve ese dinero?

El bautizado “fondo sojero”, que se constituye con el 30% de lo que percibe el Estado en concepto de retenciones por la exportación de soja, tiene sus particularidades. Los gobiernos provinciales tienen prohibido utilizarlo para cancelar gastos corrientes, lo que fomenta la obra pública y el empleo. Permite una distribución más equitativa de los excedentes agropecuarios, beneficiando a regiones que no son grandes exportadores de oleaginosas. Y se distribuye de manera diaria y automática entre todas las jurisdicciones de acuerdo con los coeficientes que define la ley de coparticipación.

Según el Decreto 206/2009 que lo estableció, los fondos deben estar destinados a financiar proyectos “que contribuyan a la mejora de la infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial en ámbitos urbanos o rurales”.

Es muy sencillo, si Lavalle ha podido crecer y ahorrar, es en parte sustancial por contar con ese Fondo, y con utilizarlo para lo que correspondía que era obra pública e infraestructura, y no en salarios.

En ese sentido, este Fondo ha significado para el departamento, casi un presupuesto entero de obra pública del presupuesto de obras. El año pasado fue de $8.000.000, mientras que el Fondo de la soja fue de $6.760.000.

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias