Despertador Online

de

del

RIVER SE QUEDO DE VUELTA CON EL CLASICO DESDE LOS 12 PASOS

Por El Despertador

Compartir

2 febrero, 2016

River Plate le ganó  a Boca Juniors por 1-0, en un estadio Malvinas Argentinas de Mendoza repleto con cerca de 40.000 personas, y profundizó el pésimo momento de su rival, que a esta altura padece el karma de los penales a favor de su adversario. El único gol del equipo que dirige Marcelo Artículo completo en River le ganó a Boca en Mendoza

Con gol de Rodrigo Mora de penal a los 35 minutos del segundo tiempo, el equipo de Gallardo derrotó 1 a 0 al de Arruabarrena y, por haber ganado también en Mar del Plata, se quedó con la copa Luis Nofal.

El único gol del equipo que dirige Marcelo Gallardo lo convirtió el delantero uruguayo Rodrigo Mora, con un remate desde los doce pasos, a los 35 minutos del segundo tiempo.

De esta manera, River, al igual que en el partido de ida de la Copa Libertadores de 2015 y el sábado pasado en Mar del Plata, se quedó con un nuevo superclásico por 1-0, mediante un penal.

Los primeros 45 minutos mostraron la mejor cara de Boca en lo que va de los amistosos de verano, con nuevo esquema, mayor solidez, más dinámica en la mitad de la cancha, aunque sin demasiado peso en ataque.

El 3-4-1-2 que dispuso Rodolfo Arruabarrena le dio más juego al equipo, ya que tanto Gino Peruzzi por derecha como Frank Fabra (debut del colombiano) por izquierda, los dos laterales, jugaron prácticamente todo el tiempo en campo rival y sirvieron de descarga para los volantes.

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

  • Foto: Télam

Sin embargo, Boca no logró quebrar a la defensa adversaria, porque Nicolás Lodeiro, el encargado de generar fútbol, no estuvo fino con el balón y por ende Carlos Tevez y Andrés Chávez, los dos puntas, no entraron demasiado en juego.

Más allá de eso, Tevez tuvo dos oportunidades; pero primero Marcelo Barovero y luego su falta de puntería le impidieron abrir el marcador.

River, con un 4-4-2 clásico, se vio sorprendido por el esquema del rival y le costó muchísimo acomodarse en la cancha.

Es que la defensa falló más de lo habitual, los mediocampistas quedaron en inferioridad númerica, ni Leonardo Pisculichi ni Ignacio Fernández, los jugadores más claros, manejaron la pelota, y eso derivó en que Rodrigo Mora y Lucas Alario, los delanteros, entraran poco en juego.

Pese a eso, sobre el final de la etapa inicial, ‘Nacho’ Fernández, en su única aparición, estrelló un cabezazo en en el palo izquierdo.

La perla negativa, dentro de un partido sin fricciones ni faltas violentas, fue el error del árbitro Néstor Pitana, que debió expulsar al colombiano Eder Álvarez Balanta. Después, en el segundo tiempo, acertó al no convalidar un gol de River (adelantado Sebastián Driussi) y no sancionar un supuesto penal de Alexis Rolín sobre Ignacio Fernández (lo cuerpeó bien).

LA HINCHADA

12472406_1133986526612936_4413863001866630572_n 12651147_1133987226612866_5524105275296512351_n

Antes los dos arqueros se habían destacado: Barovero ante Lodeiro (3m.) y Agustín Orión frente a Driussi (4m.). El partido se hizo de ida y vuelta.

Sin embargo lo más claro fue el cambio de piezas que hizo Gallardo: el ingreso de Camilo Mayada sirvió para que Fabra no desbordara por la izquierda y con Driussi ganó en peso ofensivo. Todo esto sumado al repunte de ‘Nacho’ Fernández.

El mejor juego de River coincidió con la merma física de Boca y Arruabarrena, tras acertar en el comienzo con el planteo, se equivocó al sacar a Fabra (lo reemplazó Nicolás Colazo), el mejor jugador de su equipo.

Casi sobre el final una falta del tucumano Sebastián Palacios (había ingresado por Chávez) dentro del área sobre Gonzalo Martínez. Entonces, Mora cambió la infracción por gol.

De allí hasta el final, River no pasó demasiados sobresaltos, su gente se abrazó a la victoria y le trasladó la preocupación a un Boca que perdió, independientemente de las formaciones, los cuatro últimos encuentros que disputó en el verano.


Comentarios

Mas Noticias