Despertador Online

de

del

El Gobierno no quiere más policías que no tengan el secundario completo

Por El Despertador

Compartir

febrero 4, 2016

Es parte de la emergencia en seguridad que pide Alfredo Cornejo y apunta a una mayor profesionalización de la fuerza.

 Policia-de-Mendoza

El gobierno de Mendoza liderado por Alfredo Cornejo se mete de lleno en la problemática de la seguridad. Por esto, y además de pretender adherir a la emergencia nacional y sumarle la mendocina, apuntarán a realizar cambios profundos en la 6.722, la ley elaborada después de la revuelta de 1998, y que hasta el momento ha sido la columna vertebral de la estructura policial.
Básicamente, se quiere endurecer los requisitos para entrar a la fuerza y jerarquizar a los auxiliares, que componen el 70% del total de la Policía y que están en la base de la pirámide de mando. Se quiere lograr un incentivo para los más de 6.500 agentes que hoy por hoy no tienen posibilidades de ascenso, como tampoco motivos reales para evitar sanciones. Lo único que repercute en su situación laboral es la antigüedad.
Aunque no ha llegado todavía el proyecto a la Legislatura, ya ha habido algunas críticas desde el PJ y el Frente de Izquierda por las modificaciones planteadas.
Los cambios
El jefe de la Cámara de Diputados, Néstor Parés (UCR), anunció ayer un paquete de medidas para mejorar la seguridad que llegaría desde el Ejecutivo. Hizo hincapié en la emergencia, tanto nacional como provincial, e indicó que se enviaría un proyecto para cambiar algunos aspectos de la 6.722 (la ley de carrera policial).
Básicamente, manifestó que los policías ingresantes debían tener un máximo de 30 años, Secundario completo y certificado de buena conducta.
Dijo que se buscaba incentivar la estructura vertical de mando, puesto que esto hace al buen funcionamiento de la Policía.
Sin embargo, al no haber llegado el texto del proyecto, se hacía difícil puntualizar a qué se refería el anuncio de la jerarquización de los agentes.
Desde el Ministerio de Seguridad llegó la explicación buscada. En la actualidad, existe un escalafón de la policía que puede hacer carrera. Se trata de los oficiales que tienen el título del Instituto de Seguridad Pública.
Mientras, la gran mayoría de los agentes que cumplen servicios, son auxiliares. Llegan a formar parte de la policía haciendo un curso de seis meses, obtienen el certificado e ingresan. Sin necesidad de tener ni siquiera el secundario completo. Pueden pasar años en el mismo lugar, sin que los castigos los afecten ni los premios los entusiasmen. Es decir, su trabajo transcurre en una total falta de incentivos.
Esto es lo que se quiere cambiar. Para esto, se crean rangos de auxiliares, a los cuales se accede por un sistema de puntaje. Las sanciones quitan, y los actos de servicio, suman puntos. Obviamente, los ascensos implican aumentos salariales.
Con esto se quiere conseguir una reorganización piramidal de la fuerza policial ya que la base se ha hecho demasiado grande, achatando todo el sistema.
A la vez, se creará otro rango en la categoría de oficiales, pero no se brindaron mayores detalles.
Una estructura en revisión
Además de la jerarquía, el tema posee otras aristas. Se va a revisar todo lo que haga a la carrera policial y pueda mejorar el servicio de seguridad. Entre otras cosas, los cupos de recargo, los servicios extraordinarios y el sistema de trabajo de 24 horas de actividad por 48 de descanso.
Críticas de la oposición
En el caso del PJ, quien habló fue el senador Eduardo Bauzá.
“Nos hubiera gustado que, como se trata de una reforma a una ley que se sancionó por consenso político, se nos convocara en el momento de la elaboración, y no después de que el proyecto está escrito”, dijo y agregó que no está en contra de revisar ciertas estructuras, pero sí de la forma en la que se maneja el Ejecutivo. “Además, quiero ver lo que propone el radicalismo, porque por mucho tiempo, la 6.722 fue intocable. Recuerdo a ex legisladores que se oponían terminantemente a los cambios, como el radical Sergio Bruni”, señaló.
La senadora del FIT, Noelia Barbeito, está en contra de darle rangos superiores a la Policía, ya que la seguridad no se mejora con leyes que empoderen a las fuerzas represivas. “Lo que hace falta es tomar medidas que apunten a la educación, la cultura y la salud y no a comprar más balas”, sostuvo la legisladora de izquierda.
-6.500 auxiliares son los que tiene la Policía y representan el 70% del personal. En su situación sólo repercute la antigüedad.
-Vial y penitenciaria. Daniel Cassia opinó que “deberían extender la medida al tránsito y a la Penitenciaría”. El ex legislador interesado en temas de seguridad y que actualmente milita en el peronismo –en el sector de Omar Félix– dijo estar de acuerdo con la declaración de la emergencia y fue por más. “Creo que deberían extender la emergencia a vial y penitenciaria, porque es necesario tomar decisiones certeras y rápidas en estos aspectos”, explicó.

Comentarios

Mas Noticias