Despertador Online

de

del

Aclaran sobre la situación de una cooperativa de vivienda

Por Franco D´Amelio

Compartir

septiembre 26, 2016

En la edición pasada de este medio expusimos los reclamos de María Castañeda, presidenta de la Cooperativa Yaguarandi, quien declaró que Marcelo Núñez, promotor de dicha organización, había cometido una serie de irregularidades que redundarían en una estafa.

En la presente nota, Núñez hace ejercicio de su derecho a réplica y explica su versión de los hechos desmintiendo en reiteradas ocasiones las acusaciones en su contra.

El entrevistado comenzó su exposición comentando que él al igual que Betiana Tejero es un: “…promotor de cooperativas, nosotros ayudamos a la gente a que abra pero no recibimos un peso…” ya que esto forma parte de su actividad política dentro del partido justicialista, en donde milita en el Departamento de Godoy Cruz.

Asimismo, desmiente las declaraciones de Castañeda con respecto a que él y su compañera “decidieran todo”sino que: “siempre las decisiones se han tomado con el 51% de la gente” mediados por la Comisión Directiva de cada cooperativa, afirmó Núñez.

Asegura también que los conflictos con la cooperativa que él fundó en Villa Tulumaya empezaron cuando: “ellos (los socios) tomaron una mala decisión que fue no pagarle más al dueño del terreno y habían hecho un contrato en el cual se fijaba que por la financiación a largo plazo que había puesto el dueño, si se dejaba de pagar él se quedaba con la plata y recuperaba su terreno. En eso estuvo de acuerdo todo el mundo”

Afirma también haber puesto 60 mil pesos de su propio patrimonio en concepto de “abogados y escribano” para iniciar la Cooperativa y que incluso le devolvió con su dinero, el monto que algunos socios habían puesto y luego quisieron retirarse.

Marcelo Núñez cargó también contra sus acusadores y aclaró que había iniciado acciones legales contra sus detractores por “daños y perjuicios”.

Sin embargo, algo que el militante social no supo aclarar bien es por qué siendo que él declara nunca haber pertenecido a la cooperativa como socio, figura como uno de los participantes del único documento por el pago del terreno que tiene esa cooperativa.

El promotor aclaró a este medio eso se debió a que él salió de garante ya que “ninguno quiso salir de garante” aparte de su persona y otros socios más. Lo que no cuadra en su versión es que el contrato lo denomina como uno de “los dadores de la seña” y no como garante, algo que al comentárselo respondió: “sí, pero eso lo decidieron ellos (los socios)”.

“En Costa no es lo mismo”

En la nota que dio origen a la actual, María Castañeda afirmó que en Costa de Araujo, donde Núñez y Tejero promovieron otra cooperativa, ocurrían las mismas situaciones que en la Yaguarandi. Es decir, irregularidades tales como una aparente falta de registro en los organismos estatales, desmanejos de fondos, contratos de terreno mal realizados, entre otras.

A raíz de esto, una de las miembros de la comisión directiva de la Cooperativa Viejo Olivo, como se denomina la antes mencionada, declaró: “nosotros estamos muy bien encaminados, nada que ver con lo que pasó en Villa, tenemos una comisión administradora muy grande, somos 136 socios…trabajamos con escribana, con contrato para cada socio. Por eso me molestó tanto que esa señora (Castañeda) afirme que en Costa de Araujo está pasando lo mismo cuando ella jamás se comunicó con nosotros…Yo no quito que ellos (Núñez y Tejero) hayan hecho mal las cosas en Villa, (pero) de la forma en que se manejaron no es la misma con que nosotros nos hemos manejado…”

Desde la comisión aseguraron también que los acusados sólo llevaron la propuesta pero que apenas se formó la cooperativa Núñez dejó de tener injerencia y una de sus miembros aclaró: “las cosas en nuestra cooperativa no son como las manejaron acá (Villa), no pongo las manos en el fuego por nadie pero aclaro como es nuestra situación”.


Comentarios

Mas Noticias