Despertador Online

de

del

Otra asociación en la mira de sus asociados

Por Juan Burba

Compartir

septiembre 14, 2017

A principios 2015 un grupo de vecinos y vecinas de El Vergel se juntaron en torno a la problemática habitacional. Unas 15 familias de ese distrito que viven en casas prestadas, alquilan o están en casas de algún familiar, se decidieron a llegar de manera conjunta al sueño de la casa propia. “Yo vivo de prestado porque no tengo casa, otra vecina vive con la suegra, hay gente que vive en fincas que han vendido y les han pedido que se vayan, pero no tienen dónde” afirmaba Rubén García, vecino de ese distrito lavallino.

Para avanzar hacia este sueño conformaron una asociación que pudiera contener, en lo formal, la posibilidad de comprar un terreno y hacer un loteo para que cada familia tuviera su casa. Así nació la asociación “Raíces Vergelinas”. Al momento de conformar la comisión directiva, los vecinos y vecinas fueron eligiendo quienes ocuparían los cargos de la misma. Así se fueron nombrando presidente y vice, secretaria, tesorera, vocales y revisores de cuenta. Con el acompañamiento de la Jefatura de Relaciones con la Comunidad del municipio fueron armando las actas y preparando los papeles para obtener la personería jurídica de la Asociación, que se otorga desde la Dirección de Personas Jurídicas del Gobierno de la Provincia (DPJ). La jefatura funciona como receptoría de trámites de la DPJ “en el acompañamiento de las instituciones barriales, culturales y sociales, coordinando aquellas actividades que quieran organizar en la tarea de acompañamiento técnico, legal y contable” informaba, en una entrevista radial, Lucas Mena, titular de esa repartición.

Y así, mientras se esperaban los tiempos burocráticos de estos trámites, los vecinos abrieron, a nombre del presidente y la tesorera, una cuenta en Banco Nación para comenzar a juntar las cuotas y algo más de dinero de actividades que organizaron. “Pusimos plata de la asignación universal, yo no tenía otra plata, pagaba de ahí” comenta Antonia Fernández, vocal de Raíces Vergelinas. El acuerdo fue comenzar a ahorrar como asociación para poder adquirir algún terreno y allí armar el loteo donde, en un futuro, las familias construirían sus viviendas.

Andrea Cuello, quien fue elegida como tesorera, cobró durante este tiempo el dinero que cada socio y socia ponía con este fin, y entregaba los recibos que comprueban este pago. Supuestamente Cuello iba depositando el dinero en la cuenta de Banco Nación abierta para este fin. En el mes de abril de este año, para poder seguir con los trámites de la personería jurídica y abrir una cuenta en otro banco, los socios le pidieron a la tesorera que se encargara de esta diligencia, junto al presidente, “cuando llega e momento la tesorera nos dice que no iba a abrir ninguna cuenta, y la gente ya comenzó a desconfiar de que no estuviera la plata, y pone la excusa de que le robaron la cartera donde tenía el documento” contó a este periódico García, quien se desempeña como Vicepresidente. En ese momento, al averiguar la situación de la cuenta bancaria, los socios y socias se enteraron de que la cuenta, que debería tener aproximadamente 130.000 pesos, tenía algo más de 9 mil y registraba un sólo deposito inicial de 10 mil pesos. “Ella nos dice que la plata está en el banco, pero cuando vas al banco la plata no está” explica García consultado sobre donde estaba el dinero de las cuotas que cada familia fue entregando a la tesorera. Al respecto del vínculo de Cuello con el el resto de la asociación García informó que “ya no nos atiende, ya no quiere hablar con nosotros”. Y con respecto al presidente, que también es responsable de esas cuentas dijo: “con el presidente hablamos poco, nos dice que hagamos lo que tenemos que hacer porque el tiene las manos limpias” dijo García, en referencia a que el presidente no manejaba el dinero.

Cuello argumentó ante los vecinos que ella está asesorada por el municipio y que “les mandáramos todas las cartas que quisiéramos, que a ella no le iban a hacer nada”, según la vocal Fernández. Mena aclaró que: “nosotros tenemos un registro de cada persona que viene a consultar o hacer un trámite a la oficina y no ha venido, ni yo la atendí personalmente” refiriéndose a Cuello, con respecto a la supuesta mentira en la que incurrió la tesorera Mena opinó: “son medios de defensa que se buscan para no afrontar la realidad, es lamentable que encontremos estos hechos que ensucian a las instituciones y las comunidades, es una lástima que sucedan estos hechos entre vecinos”

El funcionario se reunió “con cerca de 10 asociados para ver la situación, tienen un problema interno, el proceso legal es hacer las denuncias que corresponden, las primeras en la fiscalía, mientras tanto desde la jefatura los asesoramos en la parte que nos corresponde” y agregó “la responsabilidad legal del manejo de fondos recae sobre el tesorero, más allá de que haya manejado la plata o no”.

“Queremos seguir porque necesitamos las casas” dijo Antonia Fernández, la vocal. En ese sentido Mena aclaró que mas allá de las denuncias legales la asociación puede seguir sus trámites para conformarse en torno a sus metas, “el acompañamiento se lo estamos brindando para que la asociación cumpla sus objetivos”

Con respecto a cómo seguir Fernández apuntó que “pusimos la denuncia pero todavía no sabemos nada, ni si la han citado de la fiscalía ni del municipio”, y concluyó: “nunca nos imaginamos que esta persona nos iba a hacer esto, es una vecina más de El Vergel”

Desde El Despertador intentamos, sin éxito, comunicarnos con Andrea Cuello para escuchar su versión de los hechos, ya que este tipo de acusación es muy delicada.

Esperamos tener alguna respuesta en breve.

 


Comentarios

Mas Noticias