Despertador Online

de

del

Lavalle preocupada por las fumigaciones hechas y por venir

Por Juan Burba

Compartir

noviembre 3, 2017

A raíz de las aplicaciones aéreas que dispuso el ISCAMEN (ver nota en El Despertador 22/10/17) en el marco de la Emergencia Nacional por la polilla de la vid o lobesia, reaccionaron en contra varios sectores y se puso en tela de juicio el método de la fumigación (pulverización) a través de aviones.

El debate se centra en los daños a la salud de la población, el ambiente y la fauna benéfica como las abejas. Las fumigaciones comenzaron el lunes en nuestro departamento, en el distrito de La Pega, donde se comenzó con una prueba para ver el impacto sobre las colmenas. A pesar de no tener los resultados (que demorarán semanas), el ISCAMEN publicó el “éxito” del ensayo, el mismo día.

Ninguno de los sectores que se han expresado hasta el momento, lo ha hecho en contra de la necesidad de controlar esta plaga que viene agravando la situación de las vendimias en muchos sectores de la provincia, ya que en las dos últimas temporadas la merma en la producción se ha hecho sentir de manera contundente. Lo que se cuestiona es la forma de aplicación aérea.

El miércoles pasado unas 150 personas, muchas lavallinas y lavallinos, pertenecientes a diferentes organizaciones (la UST, la Asamblea por el Agua Pura, diversas asociaciones de productores agroecológicos y de apicultores, entre otras) realizaron una manifestación en la oficina céntrica del SENASA para mostrar el repudio al método de pulverizaciones aéreas, que, no da garantías sobre la salud de la población y el ambiente. Luego, una delegación de los y las manifestantes se acercó a la sede del ISCAMEN para presentar una nota exigiendo que se detengan los vuelos de los aviones. Muchos de los sectores que se manifestaron, también presentaron un amparo ante la justicia provincial en el mismo sentido: que los aviones no vuelen más.

Por su parte, varios profesionales de algunas instituciones vinculadas a la temática, como la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, el INTA y el Centro de Ingenieros Agrónomos han expresado su preocupación al respecto y no recomiendan el método de la pulverización aérea por su seguridad ambiental y por su dudosa efectividad para el combate de la polilla. Lamentablemente los gobiernos nacional y provincial hacen oídos sordos al reclamos de esta diversidad de sectores y este viernes, reunidos en un comité técnico en la sede del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) sin representación de las organizaciones que se expresaron en contra, pero si del empresariado vitivinícola, decidieron proseguir con las fumigaciones, hecho que quedó plasmado en un acta llena de contradicciones.

Por otra parte, en la mañana del jueves el Concejo Deliberante del departamento de San Carlos, a instancias del concejal, y ex candidato a diputado nacional, Juani Jofré resolvió “prohíbase las aplicaciones aéreas de agroquímicos … en todo el Departamento de San Carlos …” según consta en el Artículo 1 de la resolución. ¿Será posible que los y las ediles lavallinos sigan ese ejemplo?. La concejal Julia Altamiranda nos expresó su intención de debatir el tema en el recinto y lograr una norma similar a la del departamento del Valle de Uco.

 


Comentarios

Mas Noticias