Últimas Noticias
Despertador Online

La Región

Titulos


17 julio, 2020

El reparto de productos que llegó para quedarse

  •   Por El Despertador

           

La Feria Campesina comenzó a realizar repartos de sus productos ni bien comenzada la cuarentena. Su costumbre había sido la comercialización de productos de la agricultura familiar a la vieja usanza: en cada oportunidad que se presentaba partía con sus petates, armaba su gazebo, montaba su mesita y se ponía a vender. La puerta de una escuela, la plaza del barrio, el evento tradicional, a veces acompañada por la radio abierta que la 89.1, Tierra Campesina, montaba en algunas oportunidades. Pero el Coronavirus cortó esa posibilidad y llegó un nuevo desafío, que era un viejo anhelo: el reparto a domicilio. Que se viene a complementar con uno un poco menos viejo (o más nuevo): la apertura de un local de ventas en Villa Tulumaya.

El Despertador entrevistó a Florencia Uribe, una de las integrantes de este proceso. Ella es una de la que toma los pedidos a través del Whatsapp y organiza la logística para que a cada familia le lleguen los productos encargados. Además es una de las mujeres (la mayoría de quienes están en este proceso lo son) que está a cargo de la infraestructura y administración del local que están a punto de inaugurar. Aporta también como productora con algunas mermeladas, pomadas naturales de jarilla, romero, alcanfor, eucaliptus y caléndula y los, famosos y nunca lo suficientemente ponderados, yuyitos para el mate. Escuchemos que nos decía al respecto de este proceso:

ED: Luego de casi 4 meses de haber comenzado con los repartos ¿que evaluación puede hacer al respecto?

FU: ¿Cuatro meses? ¡un montón!. Creo que no dimensionamos todo este trabajo todavía. Si bien ya veníamos pensando en que el reparto de productos seria una buena opción para agilizar las ventas, lo que nos hizo arrancar fue el contexto de cuarentena en primera fase y la necesidad de la gente de que lleváramos alimentos a los hogares. Empezamos desbordándonos porque, como todo al principio, no imaginábamos que tanta gente iba a sumarse a los pedidos. La verdad que el comienzo fue bastante caótico. Después ya nos fuimos acomodando y organizando para que todo fluya un poco mejor. Hoy ya sabemos aproximadamente cuanta mercadería tenemos que preparar por semana. Sabemos los tiempos de cada tarea, que no son pocas. Hemos aprendido un montón. También ya conocemos a les consumidores y eso facilita bastante la tarea. Por suerte nos hemos encontrado con mucha buena gente…

ED: ¿Cuantos productos ofrecen y que cantidad de familias productoras están involucradas?

FU: Son más de 100 productos, con todas sus variantes. Si te hablo de mermeladas nomás, hay más de diez tipos diferentes. Hemos podido sumar a un montón de gente que no tenia donde vender sus producciones familiares y eso sabemos que es muy importante. Hay mujeres que saben mucho en cuanto a producción de alimentos y hoy en este contexto tan difícil están pudiendo generar un ingreso para sus economías familiares. En cuanto a la cantidad de productores es difícil decir un numero porque detrás de cada producto hay gente organizada por ejemplo: las mermeladas son producidas por un grupo de 10 mujeres, el vino Ramona son 3, el bolsón de verduras lo armamos con productos de alrededor de 12 chacareros, muchos de ellos agroecológicos, y así casi todo. Creemos que la producción colectiva siempre es mejor, deben estar involucradas unas 50 familias, además de las 15 que somos parte de la logística y organización del reparto.

ED: ¿Cómo se organizan semanalmente para realizar el reparto y la logística de abastecimiento de productos? ¿todos los productos son de Lavalle?

Bueno, como decía antes, al principio fue bastante caótico. Hoy ya cada une sabe sus tareas, el tiempo que lleva y todo lo que implica. Hemos aprendido mucho en estos meses y destaco la importancia de trabajar en equipo de distribuir tareas y responsabilidades. Si bien el teléfono arde los días previos al reparto (sábados), creo que vamos bien. Al menos la mayoría de la gente esta contenta con nosotres y con la calidad de los productos. La logística es compleja tenemos que calcular primero cuántos bolsones vamos a necesitar, eso depende si vamos al campo (reparto en comunidades del secano como San José, Lagunas del Rosario o El Cavadito) o si nos han pedido de «La Posta» que es nuestra distribuidora en la ciudad de Mendoza y el Gran Mendoza. Después hay que encargar la verdura, ir al buscarla, armar los bolsones y al mismo tiempo armar la lista de difusión, mandarla (los martes), después tomar pedidos, armar recorridos … en fin muchas cosas que tienen que estar a su debido tiempo sino, no sale. Los productos son de Lavalle la mayoría, algunos pocos de de Mendoza. También vendemos Yerba de una cooperativa de pequeños productores de Misiones. Y además de los productos alimenticios ofrecemos cosmética natural y artesanías.

ED: ¿Cómo evalúan los y las consumidores que se está desarrollando?

FU: Les consumidores en general están muy contentos y contentas. Nos han tenido paciencia. A veces metemos la pata, pero bueno, errores humanos y de los que vamos aprendiendo. Ya hay un grupo de consumidores que hacen su pedido todos los sábados y nos difunden entre sus familiares y amigues. ¡Eso es muy lindo! Siempre recibimos buenas críticas. También eso es lo que nos motiva a seguir y a pensar en nuevos proyectos.

ED: Además del reparto a domicilio ¿cuál es la diferencia de comprarle a ustedes o a un supermercado? ¿y en los precios?

FU: La diferencia entre nosotres y el súper es muy grande y es muy importante decirlo. El objetivo del supermercado es lucrar a costa de pagar precios bajos a les productores y vender a precios altos a les consumidores. Se quedan con la tajada más grande en el circuito de la producción y comercialización. Nuestro objetivo es que los precios sean justos. Que la comercialización de los productos traccione la producción. Que las familias productoras puedan recibir lo que corresponde por su trabajo, sin especulaciones y que les consumidores no tengan que pagar fortunas por alimentos sanos. Sino que paguen lo que es justo. De eso se trata. Nosotres agregamos un mínimo porcentaje para garantizar la logística de lo que hablamos anteriormente. En el supermercado todo el beneficio es para los dueños. En nuestro sistema nos beneficiamos todes y lo hacemos de manera solidaria. Dándonos una mano entre todes. Esa es una de las principales diferencias. Otras, muy claro lo tienen nuestros consumidores y consumidoras, es la calidad de los productos. El supermercado te ofrece productos de las grandes agroindustrias, que muchas veces están al borde de no ser alimentos. Nuestros productos son artesanales y no tienen agregados de conservantes químicos, ni están adulterados, ¡se nota en el sabor!.

ED: ¿Cuales son los desafíos hacia adelante?

FU: Bueno, para adelante la idea es seguir con los repartos. Porque creemos que es un servicio necesario y por otro lado y, ¡ojo!, que esto es una primicia …pronto vamos a inaugurar un local en Villa Tulumaya, la «Posta Campesina». La idea es ofrecer todos los productos que están en la lista del reparto y quizás poder sumar algunas cosas más como artesanías y productos culturales. Esto es un desafío muy grande pero por la buena recepción que hemos tenido en los repartos, creemos que va a funcionar y además generaría algo más de trabajo para compañeras y compañeros, siempre tan necesario.


  • Comentarios

    Relacionadas