Despertador Online

de

del

Titulos


25 enero, 2018

¿Y el vino casero?

  •   Por Franco D´Amelio

           

Es el producto vitivinícola más tradicional de nuestra tierra pero su imagen históricamente estuvo ligada a la clandestinidad y la baja calidad. Hoy, los elaboradores y las instituciones se proponen posicionarlo como una alternativa a los vinos de grandes bodegas.

Cuál es la realidad de quienes año a año siguen apostando por esta milenaria práctica.
Antonio Bocanegra lleva tiempo elaborando vino casero en Lavalle y es miembro de la Asociación de Elaboradores de Vino Casero local.

Con respecto al aspecto comercial de esta actividad, el entrevistado comentó: “…a mí siempre me ha costado el tema comercial de forma importante, yo nunca he podido hace mucho vino porque siempre… ‘topamos con ese problema’…”

Cuando le consultamos cómo vive la actualidad de este rubro en cuanto a las ventas, comenta: “…Sin embargo, creo que la realidad del vino casero hoy va en un franco aumento en cuanto a la venta y la penetración en el mercado…necesitaríamos más apoyo municipal ayudándonos en las ferias en la difusión no de una marca en particular sino del producto en general…yo no soy un productor masivo, tengo una producción baja, yo no tengo problema en vender mi vino…no sé cómo está en forma masiva pero entiendo que en la medida en que el vino sea de buena calidad y esté en los precios razonables, se puede comercializar”.

Si bien Bocanegra valora esfuerzos como los Seminarios de Vino Casero, dice que se necesita más apoyo oficial. “Nosotros no pedimos plata”, aclaró el emprendedor, “sino que nos ayuden a posicionar la imagen del vino casero y que nos den más lugares en las ferias”.

Luis Gili es enólogo y ha asesorado a múltiples elaboradores de vino casero en la Provincia, incluyendo a algunos lavallinos. En relación al aspecto económico de la actividad explica: “…(su realidad) es muy distinta a la de una bodega en donde pagan la uva a seis meses…el pobre elaborador de vino casero tiene que ir con la plata en mano porque no va a comprar muchas toneladas o tienen cultivos propios entonces hacen 2 mil o 3 mil litros, entonces como tienen una rentabilidad baja tienen que ir a lavaderos a comprar botellas relavadas, a veces con ralladuras o distintas a otras que ya tenía para economizar sus costos…Al ser distinta la productividad también los circuitos de financiación son diferentes y tienen que hacer mucho a mano….

Sin embargo, el especialista aclaró: “…todo lo que hacen lo venden, pero tampoco se pueden agrandar mucho porque lo manejan todo con los tiempos y recursos que cuentan…”

Controlar los controles

A principios de 2017 el Ministerio de Agroindustria de la Nación emitió reglamentaciones mucho más exigentes para la elaboración de vino casero en cuanto a infraestructura, habilitaciones y litros máximos permitidos.

Bocanegra está de acuerdo con regular más la actividad pero “inicialmente era demasiado genérico y hasta abusivo” lo que pedía Nación. Mas gracias al trabajo en conjunto con la coordinación departamental del INV- Lavalle, a cargo de Miriam Quiroga y la Asociación de Elaboradores de Vino Caseros lavallina, se ha podido poner en suspenso la aplicación de la normativa y trabajar en una ordenanza departamental que regule la actividad.

Sobre esto Quiroga aseveró: “…tenían muchas condiciones…hemos tratado de hacerlo más accesible a los elaboradores locales…estamos trabajando para poder adaptar (la normativa nacional)”. Y destacó la importancia de haber diseñado el nuevo proyecto de ordenanza junto a los productores de vino casero: “es muy complicado cumplirlo cuando no ponés al elaborador dentro…tratamos de hablar con los elaboradores para poder realizarlo”.
En conclusión, lo vinos se están logrando vender en el mercado y se está trabajando en una reglamentación más “accesible” para todos, aunque faltaría énfasis en una difusión oficial del vino casero como producto en sí.

Publicidad


Publicidad

Comentarios

Relacionadas

Mas Noticias


Publicidad

Mas Noticias