Últimas Noticias
Despertador Online



 

 de  

 del 

Titulos


10 octubre, 2019

Edemsa sale con la policía a cortar la luz a vecinos y comercios de Lavalle

  •   Por Juan Burba

           

El pasado lunes personal de la empresa de energía eléctrica EDEMSA, acompañados de la policía, realizaron el corte del servicio a unas 20 familias de Jocolí con conexiones precarias y deudas.

 

Son más de 60 las familias de ese distrito que no tienen luz eléctrica, ya que no están realizados los tendidos y las bajadas correspondientes. Muchas de esas familias comenzaron los trámites para tener sus pilastras y sus correspondientes conexiones pero las autoridades no encaminaron esas gestiones con celeridad. “No fuimos avisados (del corte), nos acercamos para pedir que no nos corten y la policía no nos dejaba acercarnos, no somos delincuentes para que nos manden a la policía” expresó Daiana Ojeda, vecina y madre de un bebé electrodependiente. Cabe aclarar que este procedimiento, el de cortar el servicio con acompañamiento de la policía, también se está realizando en otros distritos como El Plumero o Costa de Araujo.

Son más de 40 los niños y niñas afectados por la situación que, desde el lunes, se levantan en el oscuro para ir a la escuela y estudian a la luz de la vela cuando cae la tarde. El caso más relevante es el de Nahuel (nombre ficticio), el mencionado bebé. Él tiene 1 año y padece una enfermedad en la garganta que lo tiene con una traqueotomía y respira a través de un aparato que tiene que estar conectado las 24 horas del día. Leonor Mercado, otra de las mamás explicó que uno de sus niños tiene alergia y debe realizarse nebulizaciones con frecuencia, además que “mis hijos hacen la tarea de la escuela a luz de las velas, algunos niños caminan 100 metros para hacer la tarea bajo el alumbrado público”, ya que las calles afectadas no tienen el tendido eléctrico.

María Estela, otra de las vecinas afectadas, manifestó que “nos han hecho muchas promesas y no nos cumplen, se tiran la piedra entre la Municiplidad y Edemsa, en Jocolí nos tienen olvidados”. Y es que hay mucha confusión entre las vecinas sobre quién tiene que resolver la situación. “Nadie se está negando a pagar la luz o los trámites” expresó Carolina Burgos. Las vecinas dicen que Manuel Conti, delegado municipal de ese distrito, asegura haber presentado los papeles correspondientes para que se haga el tendido en las calles sin el servicio “pero cuando vas a Edemsa te dicen que no hay nada presentado” dijo Carolina.

Consultamos a Conti al respecto y aseguró haber presentado la nota, fechada en mayo, con el pedido de las familias. El Despertador se comunicó con Leandro Comeglio, responsable de Edemsa en la ciudad de Mendoza quien confirmó que la nota está presentada, pero eso no implica el inicio de un expediente “recibimos miles de notas como esta, los municipios suelen acompañar el pedido de la gente”. Por lo dichos de Comeglio se puede presumir que el pedido “no caminó” en las oficinas de Edemsa. La confusión de las familias está fundada: si bien hay clardidad sobre quien brida el servicio, lo confuso es quién genera las condiciones para que se hagan las obras.

El corte como reclamo de derechos

Ante la situación, las familias decidieron realizar, el viernes, un corte de ruta, sobre la 40. En una primera instancia, temprano por la mañana, no se hicieron presentes ninguna de las autoridades, ni municipales, ni de Edemsa. Sólo efectivos de la policía que ordenaron el tránsito, ya que se cortaba de manera intermitente, cada 15 minutos, de una y otra mano de la ruta. No se cortó la ruta totalmente, pero los vehículos debían aminorar la marcha, teniendo la oportunidad de leer los carteles con los reclamos y, en su mayoría, se solidarizaban con los vecinos y vecinas a través de bocinazos.

Al no tener respuesta en la mañana, las familias redoblaron la apuesta y realizaron un nuevo corte al mediodía. En esta oportunidad se hizo presente el delegado municipal Manuel Conti quien insistió en la responsabilidad de Edemsa en la cuestión ya que él había presentado la nota con los pedidos. Muchas de las vecinas le reclamaron que las trabajadoras sociales de la delegación no van a visitar las viviendas (también lo manifestaban algunos de los carteles) y que “están siempre detrás del escritorio”. La demanda tiene que ver con la necesidad de que las profesionales elaboren informes sobre la situación de cada familia y las particularidades como las de Nahuel. El caso de este bebé electrodependiente tiene una solución precaria ya que una vecina “les pasa” luz (una práctica solidaria habitual entre los vecinos que comparten los gastos de la boleta) para poder estar conectado a su respirador. Y Edemsa, por la relevancia del caso, les ofreció otra solución precaria: poner una pilastra a una cuadra de distancia en el terreno de otro vecino y así poder de proveer de luz a la familia de Nahuel. La familia no puede costear el gasto de los más de 100 metros de cable para llegar con la energía hasta la vivienda. La Delegación colaboró con los postes, pero dicen no poder hacerse cargo del cable.

Luego del corte de ruta en el que se hizo presente el Delegado, y ante la insistencia de Conti de hacer una suerte de “careo” con personal de Edemsa para cotejar las versiones, un grupo de vecinos y vecinas concurrirán el próximo martes a la oficina de la empresa en Villa Tulumaya, acompañados por la Delegación, para interiorizarse de la situación y encaminar los trámites de manera definitiva.

Mientras tanto, más de 60 familias jocolineras están sin su conexión legal, muchas de ellas, gracias a la solidaridad entre vecinas, con luz “prestada”. Más de 20 de esas familias, que integran más de 40 niños y niñas, sin el servicio, que, lejos de ser un lujo, es un derecho humano. En uno de los diálogos, una vecina, que prefirió mantener el anonimato, amenazó: “Las Heras está interesada en desembarcar en Jocolí, si ellos nos solucionan los problemas, habrá que hacerse el cambio de domicilio”.

 

A comercios

No sólo vecinos de esa localidad fueron víctimas de las tarifas. Comercios del departamento también lo padecieron. Algunos, que prefirieron no ser identificados, explicaron a El Despertador, que varios de ellos, ante la imposibilidad de hacerse cargo de tarifas leoninas, fueron objeto de cortes. Otros debieron pedir créditos. Algunos que acusaban a los vecinos de conexiones precarias, terminaron haciendo lo mismo, como una manera de no tener que cerrar el comercio.

 

 

 

 

 

Comentarios

Relacionadas