Despertador Online

El diario del Oasis Norte de Mendoza

Titulos

30 noviembre, 2020

La juventud hace historia en Lavalle en nombre de Juana Azurduy

  •   Por Camila Salem
           

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar la violencia que se ejerce sobre las mujeres en todo el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación. El origen de la celebración es en conmemoración del asesinato de las Hermanas Mirabal y comenzó en el año 1981, pero su primera organización data de un 17 de noviembre de 1999.

El año pasado, un grupo de personas, mucho menor al de ahora, se reunió en la plaza departamental para realizar actividades de reflexión e informar a las mujeres de la comunidad de Lavalle que cuentan con una Ley que las ampara y protege. La ley 26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las Mujeres es una de las más importantes del país. Promulgada en abril de 2009, busca eliminar la discriminación entre mujeres y varones en todos los ámbitos de la vida, afirmando en particular el derecho de las mujeres a una vida sin violencia.

Incluso con esta ley vigente hace 11 años, la justicia en este país se ha burlado constantemente de las realidades que atraviesan las féminas, y también las disidencias. Es por este y tantos motivos, que este año se autoconvocó la agrupación AZURDUY, para generar un cambio revolucionario en el departamento de Lavalle, algo nunca antes visto.

El nombre de la agrupación se debe a Juana Azurduy de Padilla, que fue una patriota del Alto Perú y luchó en las guerras de independencia hispanoamericanas por la emancipación del Virreinato del Río de la Plata contra la Monarquía española.

La juventud lavallina hace historia

Este año, más de cien mujeres y varones de todas las edades se encontraron el 25N en el óvalo de la plaza departamental para realizar diferentes actividades, en un primer momento se armaron los gazebos, las mesas con los folletos informativos, el sonido, se pintaron la cara y el cuerpo con color morado y lila; y mientras sonaba la música se acercaba gente de todos lados a presenciar el hecho histórico.

Para dar comienzo al encuentro, Nicol Barberis y Selene Michalik, agradecieron la concurrencia a las personas presentes y dieron apertura a las actividades, explicando el por qué y la importancia del día, además de las problemáticas. Comenzó Nahir Poroyan con un rap feminista que relata lo doloroso que es ser mujer en una sociedad machista y patriarcal, el mismo comenzó con una payada y la joven artista cuenta que, hizo una fusión de hip-hop y folclore, porque éste último es una cuna del machismo y es importante deconstruir-nos desde la música.

Luego, Carla Retamales leyó un cuento de su autoría, que mantuvo a todo el público atento a su relato, la joven se emocionó y a más de una persona se le cayeron las lágrimas. Continuando con las actividades, sonó «Canción sin miedo De Vivir Quintana ft. El Palomar» y a coro todas las voces de quienes sabían la letra sonaron con mucha emoción; entre lágrimas y abrazos, todas se unieron en un grito «NOS QUEREMOS VIVAS». Finalmente, Lucía Vargas hizo una hermosa y emotiva interpretación de la canción mencionada anteriormente, bailando y sintiendo el dolor de cada una de las presentes, cerrando luego el encuentro del 25N con un minuto de silencio por todas las mujeres que la violencia e injusticia patriarcal se llevaron.

Entre medio de estas actividades y muestras artísticas, se encontraba presente la Radio Tierra Campesina con radio abierta, y un micrófono disponible para distintas asociaciones que se hicieron presentes esa tarde. Nicol y Selene, pilares e impulsoras de este movimiento, pasaron por el gazebo para dar una entrevista.

Verónica Pascual habló en representación de la UST campesina y territorial, agradeciendo la invitación y además destacando la importancia de estos puntos violetas que se generaron ese día a lo largo del país y de la provincia en las plazas departamentales. También Franco Castro tomó la palabra, compañero del equipo de la RTC presente ese día, militante del colectivo LGBTIQ+ y estudiante avanzado de Comunicación Social, haciendo visible las problemáticas que atraviesan las compañeras trans y la lucha que llevan adelante, mencionando también que se ha presentado en el Concejo Deliberante el proyecto del cupo laboral trans, algo muy importante de visibilizar y manifestar en todos los ámbitos laborales. Además, invitó a los varones presentes a un taller de masculinidades para trabajar y acompañar la deconstrucción del machismo que la cultura ha inculcado históricamente en nuestra idiosincrasia.

Por otro lado, Fabiana Denmani, jefa de Familia Género y Diversidad del departamento de Lavalle, también pasó por la radio en una pequeña entrevista con Franco para comentar sobre las leyes vigentes que acompañan las situaciones de violencia y la capacitación de la Ley Micaela en el departamento. Además, Laura Cepedal, referente de salud sexual y reproductiva, se presentó ese día con folletería y métodos anticonceptivos que se encontraban en la mesa informativa y también se acercó al micrófono para hacer mención de esta temática. También estuvo presente la Biblioteca Popular Pujadas con una serie de libros para que la gente presente se acercara a leer y observar los que están disponibles.

Finalizando todas las partes que componían este maravilloso encuentro, a las 21 con el sol ya escondido y las luces de la plaza apagadas completamente, se dio comienzo a la marcha que comenzó en la plaza, hacia el boulevard, para continuar por el parque y volver al punto de encuentro, que fue en la calle San Martín, donde se encuentra el mural realizado por la organización Azurduy. Justo frente a la escuela Juan Galo Lavalle, se encuentra la creación artística colectiva, dirigida por Patricia Moral (VioletaPerro).

Azurduy, historia en presente y pasado

Algo muy importante de destacar es que mujeres y disidencias se organizaron durante un mes para lograr un evento sumamente ordenado y pacífico, respetando los distintos protocolos que esto requiere. A mediados de octubre se comenzó a crear lentamente un grupo de Whatsapp en el que en un principio había quince participantes y actualmente cuenta con más de sesenta integrantes.

En el transcurso de tres semanas las jóvenes unificaron ideas y pensamientos para llevar adelante una serie de actividades que desembocaron en el encuentro del 25. Con un máximo de cinco reuniones lograron manifestar lo que querían plasmar en cada actividad.

Es un hecho histórico porque el departamento de Lavalle es un pueblo conservador y las marchas no son algo de todos los días y mucho menos por las mujeres. Es histórico porque esto recién comienza y la lucha continuará, las mujeres seguirán despertando y haciéndose parte de este movimiento, es histórico porque la revolución y el futuro, son feministas. Y la juventud, está escribiendo la historia que futuras generaciones estudiarán.

Este año se ha perdido mucho y también se ha ganado, las estructuras se caen, se derrumban los modelos patriarcales, la gente despierta y no hay manera de pararlo, la ola es eterna.


  • Comentarios

    Relacionadas